Opinión

No respetaron ni recursos del FONDEN

   
1
  

  

Javier Duarte

Verdaderamente en Veracruz todo podía pasar y al parecer nadie se daba cuenta de toda la corrupción que se vivía en la entidad. Un ejemplo de esto es cómo cinco denuncias de la Secretaría de Infraestructura y Obras Públicas (SIOP) de la entidad fueron desechadas sin mayor beneficio para los veracruzanos, aunque les hicieron creer lo contrario.

En febrero de 2014 la SIOP presentó cinco denuncias en contra de la empresa Construcción, Infraestructura y Filiales de México, S.A. De C.V. (CIFIMEX), que se encargaba de la construcción del túnel sumergido en Coatzacoalcos, por haber afectado el interés público, así como patrimonialmente los recursos del Fondo de Desastres Naturales (FONDEN) por más de 55 millones de pesos.

En ellas se señala a Antonio José López Castro, como representante de la empresa, y a Julio Alfonso Martín Amodio Moheno, como la persona que recibió el dinero.

Sin embargo, en 2015, el gobierno dejó de perseguir los delitos y el entonces titular de la SIOP, Tomás Ruiz, explicó que se había logrado una renegociación con los socios de la empresa, que había sido mayoritariamente adquirida por Carlos Slim.

Con esta gran negociación simplemente se dejaban de perseguir los delitos por los más de 55 millones de pesos que se habían defraudado de recursos del FONDEN y se le daban a la empresa constructora del túnel los ingresos por ocho años de explotación más, al pasar de 37 a 45 y también el peaje del Puente Coatzacoalcos I.

A cambio, según informó Tomás Ruiz, se le dejarían de pagar a la empresa constructora mil millones de pesos que aún le debían, sin que se explique de dónde salen esos recursos en una obra que inició en el sexenio de Miguel Alemán y que se convirtió en una danza de dinero, incluidos los etiquetados del FONDEN por la ocurrencia de lluvias severas los días 26, 27 y 28 de septiembre de 2010 en 26 municipios del estado.

Es así que en lugar de apoyar a los damnificados, el gobierno de Veracruz pagó pequeñas obras que, de acuerdo con las cinco denuncias que presentó la SIOP cuando Gerardo Buganza era el titular, ni siquiera tuvieron el cinco por ciento de avance, por lo que iniciaron las denuncias de las que finalmente se desistieron.

Inicia distensión

La reunión entre Miguel Ángel Yunes Linares, gobernador electo de Veracruz, y el presidente Enrique Peña es el primer paso para la distensión en el estado, ya que se aleja el rumor de que la PGR investigaría los bienes de la familia Yunes.

Además abre la posibilidad de que se den más recursos a esta entidad, aunque el panista mostró absoluta comprensión de la situación económica del país, y bajó el nivel de rispidez de los mensajes.

Veracruz comienza una nueva etapa el próximo primero de diciembre, en la que PAN y PRD tienen seis meses para reposicionarse en el estado y ganarle al PRI en la elección de los ayuntamientos.

En 2013 el tricolor obtuvo el triunfo en 91 municipios, mientras que el PAN ganó en 45 y el PRD en 32, pero en las próximas elecciones los propios priistas ven grandes dificultades para ganar, sobre todo si el gobernador con licencia, Javier Duarte, sigue prófugo.

Así, una entidad con 8 millones de habitantes, que es el tercer padrón del país, puede convertirse en una entidad en la que el PRI dejé de estar en la competencia electoral como ha sucedido en la Ciudad de México y Morelos, entre otros estados.


Twitter: @ginamorettc

También te puede interesar:
El PRD, al borde de la marginalidad
¿Se arrepentirá Fidel Herrera?
Un dato más a favor de la reforma política