Opinión

No posee uno sólo, pero él quiere ser el rey de los estacionamientos

 
1
 

 

Estacionamiento. (Quantum Systems)

¿Qué pasaría si surgiera en México un verdadero unicornio? Un Uber o un Airbnb, esa plataforma que permite rentar una habitación o la casa entera durante periodos cortos a turistas que visitan la ciudad.

¿Generaría riqueza? ¿A cuántos? ¿Provocaría un efecto dominó que motive a otros a establecer otra empresa innovadora? Bien. Pronto tendremos una oportunidad de salir de dudas.

Robin Reyes creció en la Ciudad de México y ya debe acercarse a los 40 años de edad. Él inició el proyecto de una startup hace unos cuatro años.

Lo que entendí de ésta en un inicio es que me permitiría a mí y a todo aquél con coche estacionarse en cualquier garaje disponible. En cualquier casa, a cambio de un pago. Un 'Uber' de estacionamientos.

Estamos en 2017 y me queda claro que no comprendí la dimensión de su compañía que de manera oficial cumplió dos años de establecida.

Este mexicano estudió en el extranjero y presume una maestría de Harvard.

Asesoró a funcionarios de las áreas económicas de los gobiernos de Estados Unidos y México y después de acumular experiencia en empresas vinculadas al internet de las cosas, arrancó Arriv.io en 2015.

¿Qué hace esa empresa? Imaginemos la escena: tienes una cita importante en Polanco, en la Ciudad de México, y las calles están saturadas. Prendes una aplicación en tu teléfono y ésta te indica, de inmediato, en dónde hay lugares disponibles a tu alrededor.

Seleccionas ese estacionamiento público y de inmediato tu smarthphone te guía hasta llegar a ese lugar disponible. Registras tu entrada con tu aplicación, en tu teléfono. No hay boleto. Dejas tu coche y te bajas. Al regresar, marcas tu salida también en la aplicación.

La estancia del automóvil en ese lugar se carga a una tarjeta de crédito registrada previamente, de ahí, Arriv.io toma una parte del dinero, en cada transacción, en cada estacionamiento público.

Lo relevante es que eso no ocurre sólo en Polanco, sino en Insurgentes Sur; en el centro de la ciudad y cerca del Ajusco. También en estados de la Unión Americana, Texas entre ellos. Son en total 40 estacionamientos en la Ciudad de México, además de 13 en aeropuertos internacionales. Quien vaya a Monterrey, notará el sistema en el Internacional Mariano Escobedo.

La cuenta suma actualmente unos 20 mil cajones de estacionamiento disponibles a través de esta aplicación en la que 30 por ciento de sus usuarios la utilizan diariamente.

No es el único dispositivo virtual que facilita el estacionamiento a las personas, pero esta app ya llamó la atención de Carey Kolaja, exdirectora global de producto de Paypal, inversionista en el proyecto. Ella ahora trabaja para Citigroup.

También de Luis Barrios, de Hoteles City Express y de los administradores de un fondo de inversión del poderoso Claudio X González, líder de Kimberly Clark de México.

En total, Arriv.io ha levantado 1.4 millones de dólares de inversión de este tipo de emprendedores.

¿En qué radica su atractivo? “Otras compañías han fracasado al enfocarse en reservaciones en Estados Unidos o meramente en fungir como cajeros virtuales, pues aún requieren que el conductor saque boleto de la máquina”, me explicó Reyes.

“La competencia se ha enfocado meramente en ser una plataforma transaccional, pero no modifican la experiencia de estacionarse”. Por el contrario, Arriv.io, sí.

Sus argumentos acaban de darle una sorpresa adicional. Un gigante ya puso atención: Alphabet, la corporación a la que pertenece Google.

“Tienen mucho interés en cómo estamos solucionando nosotros el tema de estacionamientos. (Muestran) interés en desde asociarse con nosotros, hasta interés de inversión y adquisición”.

Arriv.io enfrenta retos. Entre otros, ampliar su red hasta el nivel de posibilitar que la dueña de una casa rente su cochera mientras ella está en la oficina, por ejemplo, en un caso de economía colaborativa al estilo Uber. Asociaciones de vecinos y reglamentos de inquilinos impiden hasta el momento avanzar en este proceso.

No obstante, las 13 personas que trabajan en la compañía ya abonan a la intención de generar riqueza al estilo de Silicon Valley en México.

Algo en lo que gobiernos de estados como Jalisco y Yucatán quieren formar vanguardia.

Twitter: @ruiztorre

También te puede interesar:
En esta universidad privada BMW busca empleados... y es ‘gratuita’
¿Qué les dicen a inversionistas extranjeros sobre AMLO?
¿Por qué los 100 días de Trump pueden ‘reunir’ a México con Texas?