Opinión

No pasó nada

  
1
  

  

Elecciones 2015

Como usted sabe, tuvimos elecciones este domingo. A lo mejor no lo sabe, pero tuve oportunidad de ser funcionario de casilla, experiencia que le comentaré este viernes, porque creo que fue muy enriquecedora e ilustrativa. Pero lo más urgente, porque así lo manda la tradición, es comentar los resultados, parciales aún, de esa elección.

Son parciales a pesar de que a menos de 24 horas el INE ha logrado que su Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP) cubra más de 96 por ciento de las casillas, que por cierto fueron instaladas y funcionaron bien en casi todo el territorio nacional. No hubo la violencia que muchos temían, ni el abstencionismo que a otros nos preocupaba. La participación fue de 47 por ciento del padrón, que no es poca cosa en una elección intermedia. Es más, es una gran noticia.

Tampoco hubo un alud de votos nulos o por candidatos no registrados, de forma que el sistema de partidos continúa funcionando. Llegaron diez a la elección y sobreviven nueve. El Humanista tuvo debut y despedida, y el PT, milagrosamente para ellos, alcanza el 3.0 por ciento necesario para mantenerse en la nómina, sin aportar absolutamente nada a la política nacional. Pero, bueno, en eso tiene competencia.

Con el PREP al 96 por ciento, y eliminando votos nulos, por candidatos no registrados, independientes y el partido que no llega al 3.0 por ciento, hay 33 millones 215 mil votos que sirven para calcular los porcentajes de los partidos. El PAN tiene 22.7 por ciento, el PRI 31.5, PRD 11.8, Verde 7.7, PT 3.1, MC 6.5, NA 4.0, Morena 9.1 y PES 3.6.

Esto significa que PRI-PVEM rondan el 40 por ciento que tradicionalmente han obtenido, aunque el PRI por sí solo tiene la peor votación de su historia (salvo 2006, la tragedia de Madrazo). El PAN no llega a 30 por ciento que es su norma, porque perdió más o menos seis puntos a manos del Movimiento Ciudadano y de Encuentro Social. La izquierda mantiene 24 por ciento, pero ahora dividida en 12 del PRD, 9.0 de Morena y 3.0 del PT. En pocas palabras, no hay grandes noticias aquí. Es cierto que los tres partidos grandes pierden, pero la votación por “zona política” no parece variar.

En elección por distrito, el PRI logra ganar más de la mitad, 154 (ya asignando la alianza que tienen con el Verde). Pero como su votación total es baja, en mi opinión no podrán tener más de 198 diputados, de forma que incluso sumando al Verde y Nueva Alianza, apenas lograrán mantener el número de diputados que hoy tienen. El PAN reduce en unos pocos, y queda apenas arriba de 100. El PRD pierde 35, pero Morena obtiene 34, de forma que no hay tampoco mucho movimiento.

Para algunos es sorprendente que el PRI no haya sido barrido, porque creen que hay un enojo generalizado en su contra. Pero no parece ser así. Pierden comparado con la elección de Peña Nieto, y con lo que han tenido en cualquier otra elección intermedia, de forma que sí hay castigo. Pero no tanto como para que desaparezcan, ni mucho menos.

En la izquierda, habíamos estimado que los 20 puntos de siempre serían 12 para el PRD y ocho para Morena, pero fueron 12-9, que tampoco es nada excepcional. Y el PAN perdió militantes que se fueron a Movimiento Ciudadano, y el apoyo de grupos evangelistas que ahora votaron por Encuentro Social.

En suma, en lo relativo al Congreso, no pasó nada, como ya habíamos anticipado. En cuanto a las elecciones estatales, mañana platicamos.

Twitter: @macariomx

También te puede interesar:
Segunda parte
Vientos y tempestades
Catarsis