Opinión

¡No ma…!

Mañana, 37 años de la irreparable pérdida del rey Elvis Presley

Dice el diputado panista Martín López Cisneros, respecto a la fiesta en Puerto Vallarta:

“Lo digo y lo confirmo, yo sólo le estaba quitando una pelusa de la espalda a la amiga de mi ex jefe de bancada (Luis Alberto Villarreal), no le hice tocamientos lujuriosos como lo afirman mis detractores”, afirmó en su cuenta de facebook.

Es más, aduce, “cuando fui monaguillo, aprendí que Jesús es mi Roca y con esa fuera y la de la mi virgen de Guadalupe saldré adelante. Dios los bendiga a todos los que me juzgan sin saber que esa imagen no es lo que dice ser”, y presiente que ‘lo que quieren’ es ‘frenar mis aspiraciones a la alcaldía de Monterrey, porque saben que soy el mejor para suceder a mi amiga Margarita Arellanes Cervantes. Pero no renunciaré al PAN ni a la diputación y ¡menos a la oportunidad de ser tu alcalde!”.

¡Arghhh! ¡Sin comentarios!

¡Ya chole!, o ahora: ¡ya reseteen su ipod!


A manera de reflexión como para justificar las ‘reformas estructurales’, el presidente Enrique Peña Nieto señaló que a pesar de que en las tres últimas décadas transitamos con éxito hacia una democracia electoral, la economía nacional se abrió al mundo, el crecimiento económico de México ‘‘se había mantenido muy por debajo de su potencial.

‘‘Los obstáculos eran de tal magnitud que era imposible superarlos únicamente con una administración más eficiente. El cambio tenía que ser radical’’, sostiene en un artículo publicado en la página de internet de la Presidencia de la República, denominado ‘‘Hacia un Nuevo México.

¡Fuf!, utilizando una frase ya en desuso para las novísimas generaciones: ‘¡ese disco ya se rayó!’, ¡lo mismo decían López Portillo, o Salinas de Gortari!:

-‘¡a administrar la abundancia!’, o ‘¡a disfrutar de los beneficios del TLC tú, tus hijos, tus nietos!’…, y ora Quique...

¿Círculo vicioso?

Dirigentes de las principales centrales obreras del país, líderes del sector patronal y el secretario del Trabajo, Alfonso Navarrete Prida, firmaron una declaración.

Ahí señalan: ‘para mejorar los salarios de los trabajadores es necesario que se incremente la productividad, así como formalizar el empleo y desvincular al mínimo como unidad de cuenta para el pago de multas, derechos y más’…

¡Ajá, claro! Y para elevar la productividad, ¡hay que elevar el salario!, ¿no?, porque panza llena, corazón contento…

Finalmente, es agandalle, ¿no?

La Secretaría General de la Cámara de Diputados negó que sea verdad lo que dijo Ricardo Monreal, coordinador del grupo parlamentario del partido Movimiento Ciudadano (MC): que en el presupuesto para el año 2015, se les iba a dar a cada diputado, más o menos como un milloncito más de pesos.

O sea, el documento sí existe y contempla un incremento de 30 por ciento al presupuesto actual.

Ahora el monto es de 6 mil 796 millones de pesos. El año que entra, es de ocho mil 821 millones.

La Secretaría General en San Lázaro, encabezada por Mauricio Farah, negó la veracidad de la información de Ricky.

‘‘Se trata sólo de una versión, no cuenta con autorización alguna de los diputados”, dijo.

¡Yaaa! Quizá nuestros preclaros diputados pensaron que a ver si era chicle y pegaba y dejaron ‘correr’ la información…, un milloncito a nadie mal…