Opinión

No hubo en Sears ni en Palacio, ¡bu!

 
1
 

 

Sears cerrará 50 tiendas en EU tras temporada de compras difícil

En las últimas tres semanas intenté comprar algunos artículos que podrían parecer fáciles de encontrar en cualquier centro comercial: un frisbee, un estuche para una tableta Sony Xperia Z4 y una cubierta para un Galaxy S7 Edge. Visité varias tiendas de 'ladrillos' (así se les empieza a llamar ahora). No tuve suerte. En El Palacio de Hierro, Liverpool y Juguetrón “no han llegado” los frisbees. Tampoco hallé las cubiertas de la tableta ni del teléfono. En Sears me ofrecieron un horroroso estuche 'universal' para la tableta, que le quedaría como saco de Clavillazo al aparato. Lo rechacé.

Torné entonces mi atención a Amazon.com, la tienda estadounidense.

Encontré todo. Decenas de modelos de frisbees de todos los colores (algunos flourescentes incluso); y cubiertas especialmente diseñadas para la tableta Xperia Z4 y para el Galaxy S7 Edge. Dos de estos productos ya llegaron a mi casa, y aún espero la cubierta de la tableta.

En el arrebato de la compra, ordené también una barata campana tibetana para meditar. La espero con ansia.

La tendencia por la migración del consumidor hacia el comercio electrónico en el mundo es imparable. Algunas estimaciones hablan de que el comercio al detalle global por internet alcanzará dos billones 50 mil millones durante 2016, y que crecerá tan aceleradamente que llegará a tres billones en 2018. Las compras por internet son una tendencia efectivamente imparable en el mundo. La firma PwC reveló hace poco que en una encuesta global entre 23 mil personas de 25 países, el 34 por ciento dijo que su teléfono móvil será la herramienta más utilizada para realizar sus compras.

En México las cosas van un tanto más lentas. De acuerdo al reporte 2016 de comercio electrónico que elabora la Conferencia de las Naciones Unidas Sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD), México ocupa el lugar 63 del mundo en esta materia, y caímos tres sitios respecto de la clasificación anterior.

Se dice que la baja penetración de tarjetas de crédito y la falta de confianza en el correo son el problema. Pero son pretextos, porque en el país hay más de 25 millones de tarjetas de crédito circulando (más grande que muchos países) y porque hay un robusto sistema de reparto y mensajería que complementa lo que hace Correos de México.

Quizá parte de la explicación por la que el comercio electrónico no funciona son los mensajes que se están diseminando. Cualquier búsqueda de noticias sobre el tema en internet arroja resultados terribles, como “alerta la Condusef por compras en internet”, “recomiendan precaución”, o “evita fraudes al comprar en línea”. Sí, las noticias sobre las tendencias para comprar en línea están inspiradas en el miedo, en el terror.

Twitter: @SOYCarlosMota

Correo:motacarlos100@gmail.com

También te puede interesar:
Nuestro menú ha cambiado
Pacchiano y Mancera tienen 'Via' como solución enfrente
¿Y si terminamos pagando el muro de Trump?