Opinión

¿No hay cárteles en el DF?


 
 
 
Ya se cumplieron dos meses de la desaparición de doce jóvenes en el Bar Heaven y la investigación para saber qué fue de ellos, aquella noche del 26 de mayo, no avanza.
 
Es un caso que trae de cabeza a las autoridades del Gobierno del Distrito Federal. Aún no queda claro quién y por qué los secuestraron. No hay duda que detrás de éste y otros crímenes está la mano de la delincuencia organizada.
 
Lo increíble del asunto es que las autoridades aseguren contra viento y marea que en la Ciudad de México no operan los cárteles del narcotráfico. Desde mediados de la década pasada, cuando el Maestro Bernardo Bátiz era procurador de justicia del Distrito Federal y Andrés Manuel López Obrador, jefe de gobierno, se sostiene ese axioma.
 
Lo mantuvo Marcelo Ebrard todo su sexenio. Miguel Ángel Mancera era el procurador y hoy, ya como jefe de gobierno, insiste en ello.
 
El trasiego y la venta al menudeo de drogas no es parte de la delincuencia organizada, según las autoridades capitalinas. ¿Acaso el negocio de los narcos se limita al transporte de la droga nada más? ¿La venta de drogas al menudeo, o sea al consumidor final, no es la razón de ser del narcotráfico? ¿Usted cree que los más temidos y astutos capos del narco en México se juegan la vida cada minuto de sus días para dejar en manos de otros el negocio de distribuir y vender millones de dosis?
 
 
El propio Miguel Ángel Mancera, siendo procurador de justicia, conoció en el año 2011 un informe de inteligencia de la Policía Federal que informaba la presencia y operación de siete organizaciones del narcotráfico y una célula muy importante de la pandilla transnacional Mara Salvatrucha.
La respuesta... silencio.
 
 
El informe confidencial de la PFP reveló que los cárteles de La Familia Michoacana, de Joaquín el ‘Chapo’ Guzmán, los ‘Zetas’, Carrillo Fuentes, del Golfo, de los Beltrán Leyva, Édgar Valdés Villarreal, la ‘Barbie’, y la Mara Salvatrucha controlan la venta de droga, secuestro, extorsión, trata de personas y la elaboración de drogas sintéticas en el Distrito Federal.
 
 
No hay duda de que el Distrito Federal y su área conurbada con el Estado de México son el mercado más grande y de mayor poder adquisitivo en el país. Por lo mismo, el más atractivo para cualquier vendedor, aunque sea de drogas.
 
 
¿Acaso las miles y miles de ‘narcotienditas’ que hay en la zona metropolitana del Distrito Federal, la venta en restaurantes, antros, hoteles, universidades, etcétera se da por generación espontánea y se mandan solas? No.
 
 
¿La corrupción que genera ese enorme negocio no tiene un ‘jefe’ y un subordinado? ¿Las amenazas u ‘ofertas’ a los jefes delegacionales, presidentes municipales o jefes policiacos no tienen un ‘remitente’ a quién rendirle cuentas?
 
 
Un área metropolitana como la Ciudad de México difícilmente vivirá episodios violentos como en otros sitios, donde los convoyes con hombres armados recorren calles y avenidas a toda velocidad amenazando o atacando a quien se les oponga. Se trata precisamente de lo contrario: pasar desapercibido.
 
Aún así, las pruebas de la presencia de los cárteles de las drogas en la capital del país están ahí.
Amado Carrillo Fuentes, el 'Señor de los Cielos' murió el 3 de julio de 1997 mientras se sometía a una cirugía plástica para cambiar su apariencia ¡en el Distrito Federal!
 
 
Su hijo, Vicente Carrillo Leyva, fue detenido por la PGR el 3 de abril de 2009 también en el Distrito Federal.

La pista que siguieron los cuerpos de inteligencia para detener a Miguel Ángel Treviño Morales, alias el ‘Z-40’, conducían a los estados de Hidalgo y Puebla. Para llegar allí, necesariamente tuvo que pasar por el Distrito Federal.
 
 
El ‘JJ’, José Jorge Balderas Garza, quien disparó en la cabeza al futbolista Salvador Cabañas, también fue detenido en el Distrito Federal. Edgar Valdés Villarreal, alias la ‘Barbie’, fue capturado en Lerma, Estado de México. Iluso sería pensar que uno de los narcos más sanguinarios e importantes de los últimos tiempos operaba solo en Lerma y no en el D.F.
 
Gerardo Álvarez Vásquez, el ‘Indio’, lugarteniente de los Beltrán Leyva, cayó en abril de 2010 en Bosques de la Herradura, Estado de México, zona conurbada el Distrito Federal.
 
 
Vicente Zambada Niebla, el ‘Vicentillo’, hijo de Ismael el ‘Mayo’ Zambada, fue detenido el 19 de marzo de 2009 en el Pedregal de San Ángel, Distrito Federal.
 
 
¿Hasta cuando las autoridades federales y del Distrito Federal reconocerán lo evidente?
 
Hasta el miércoles.
 
 
Twitter: @Cachoperiodista