Opinión

No compren vino mexicano...

   

En lo que se refiere al PIB nacional, el mercado del vino no significa prácticamente nada, ya que su valor es de poco más de 80 millones de dólares. La razón es muy simple: en México no tenemos arraigada la sana costumbre de comer con vino. Por ello, un porcentaje mínimo de la población es quien contribuye a esta cifra.

El teólogo renacentista español, el padre jesuita Francisco Suárez, decía que las leyes tributarias eran leyes odiosas. Sin embargo, los impuestos son fundamentales para el desarrollo de un país, y el vino no está exento de dichas leyes. Se tiene la errónea percepción que el vino mexicano paga más impuestos que los vinos extranjeros, lo cual es falso. Ambos vinos pagan dos impuestos fundamentales.

Hablando únicamente de vino mexicano, al momento de comprar una botella se pagan dos impuestos a saber: el famoso IVA (Impuesto al Valor Agregado), cuya tasa asciende a un 16%; y el famoso impuestos de los vicios, el IEPS (Impuesto Especial sobre Producción y Servicios), cuya tasa varía dependiendo del nivel de alcohol que tengan las bebidas.

Los vinos y la cerveza, al ser bebidas de baja graduación alcohólica, pagan una tasa menor que asciende a un 26.5% si no pasa de cierto porcentaje alcohólico. Es decir, que por el vino mexicano que ustedes compran, se pagan al Estado 40% de impuestos. Esta situación no ayuda mucho a fomentar el consumo de vino en México.

Algunos productores de vino nacional se quejan para que se bajen los impuestos al vino mexicano, con el fin de que sea consumido por más personas. Sin embargo, la situación es mucho más compleja.

A quienes nos gusta el vino, y en particular el vino mexicano (que cada vez los productores se esfuerzan por hacer vinos de mayor calidad), cuando compramos una botella de vino nacional que tenga el marbete correspondiente de la Secretaría de Hacienda, contribuimos a que ese dinero sea regresado al campo mexicano, específicamente al sector vitícola.

Curiosamente, las grandes casas productoras de vino prefieren no quejarse sobre el asunto. Pero existen pequeños productores que se quejan mucho sobre los excesivos impuestos que se pagan, pero algunos de ellos en sus botellas no muestran el marbete, lo cual implica que no están pagando impuestos, es decir, están violando la ley.

Por eso, ¡NO COMPRES VINO MEXICANO! ... que no tenga marbete de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público. Si no lo tiene 
significa que ese productor no está pagando impuestos. Comprar esos vinos mexicanos es fomentar la informalidad y apoyar a empresarios que producen vino ilegalmente.

Los productores de vino mexicano que pagan impuestos -que son la mayoría-, pegan el marbete en sus botellas. Apoyemos la legalidad y al campo mexicano al comprar vino producido legalmente.

Por eso, cuando pienses en vino, decide por México. ¡Salud!

Twitter: @Rene_Renteria

Página web: www.renerenteria.com.mx