Opinión

No aplica la aritmética con Pancho Aguirre, Mario

1
 

 

Francisco Aguirre

Más de algún incauto se entusiasmó con la idea sugerida por Mario Maldonado en EL FINANCIERO del miércoles, cuando afirmó que “si el IFT reactiva este mismo año la licitación de una cadena de TV abierta, como han dejado entrever algunos de sus comisionados, y permite la participación de Radio Centro, la empresa de Francisco Aguirre tendrá la oportunidad de pagar por la concesión un precio menor al que apostó en la primera vuelta, pues ya habría un precio de referencia, que son los mil 808 millones que ofertó CadenaTres.”

Yo no creo que la cosa sea tan sencilla como la aritmética de Mario, porque aunque la adición de lo que Aguirre perdió con su garantía, más el precio de referencia que CadenaTres pagó, resultaría en un monto menor de lo que originalmente ofertó el dueño de Radio Centro, hay muchas variables a considerar en la reedición de la licitación. Así, suponiendo que el IFT elige el camino de licitar sin fragmentar la cadena que sobró, al menos deberían incluirse las siguientes variables en el cálculo:

(1) Los flujos de efectivo que podría generar la nueva cadena de TV a lo largo de la vida de su concesión; (2) el valor presente neto de la inversión (¿10 mil millones de pesos también?) descontado junto con los flujos futuros, los cuales estarían en función de (3) el ajuste en el tamaño del mercado y la participación de éste que la cuarta cadena pudiese lograr; (4) la tasa de descuento a la que se tiene que obtener el VPN, que hacia finales de este año podría ser muy distinta a la que utilizó el equipo de Olegario para presentar su oferta en noviembre de 2014; y (5) la comparación entre el costo de la deuda y el rendimiento sobre el capital que estarían buscando los accionistas de Radio Centro en este nuevo caso.

Olegario hizo algo que poca gente percibió: con sus declaraciones técnicas sobre su monto de inversión, rendimientos y modelo de negocios, le quitó el tufo político que tradicionalmente tenía una cadena de TV, y la dejó pura y llanamente en un tema de negocios. Por eso no hay aritmética simple en el caso de que Pancho Aguirre quiera retomar la iniciativa de participar de nueva cuenta (insisto, si el IFT reedita el proceso).

Es totalmente deseable que Pancho Aguirre, que una empresa extranjera o que varios empresarios regionales participen en la configuración de la cadena de TV que quedó vacía. Pero su decisión de concursar deberá tener un nivel técnico de fundamento financiero sin lugar para los errores. Porque en materia televisiva, durante esta primavera el país dejó de operar bajo la lógica de a quién le conviene en términos políticos tener una cadena de TV. Todo ha quedado ahora en el terreno de los negocios. Donde siempre debió estar.

Twitter: @SOYCarlosMota

También te puede interesar:
Coca Cola, la compañía perfecta
Las TV regionales del IFT
Caben cuatro plantas automotrices más