Opinión

No al gandalla

 
1
 

 

Nuevo Reglamento de Tránsito. (Cuartoscuro)

Estamos a unos días de la hora cero. La entrada en vigor del nuevo Reglamento de Tránsito de la Ciudad de México es el próximo martes y lo que se busca es modificar la forma en que nos relacionamos los actores de la vía pública bajo un principio fundamental: preservar la vida a través de una reducción en los accidentes. En esta acción el Consejo participará con la línea ciudadana, el 5533 5533, como el número de denuncia para policías que quieran abusar.

La tarea que busca el Reglamento no es fácil y entendemos perfectamente que una norma no va a cambiar necesariamente el comportamiento de los conductores de todo tipo de vehículos y de los peatones, sin embargo, si es una oportunidad para regresar al tema con mucha fuerza y mover las conciencias a través de una campaña ciudadana sobre el tema.

Porque el verdadero cambio no viene de la norma, sino de las acciones que nos lleven a cuestionar nuestra conducta en el espacio público, a darnos cuenta de que no respetar un semáforo, un paso peatonal o utilizar distractores al conducir son acciones que ponen en peligro nuestra vida y la de terceros.

En el Consejo Ciudadano hemos trabajado en esta línea ya por varios años. Nos ayudaron personas en sillas de ruedas para recordarte la importancia de usar el cinturón de seguridad y mimos para hacerte ver cuando faltas como peatón o automovilista en un cruce. Los resultados, medidos, demostraron que 60% de la gente regulada cambió su conducta.

De ahí que tenemos claro que la entrada en vigor del nuevo Reglamento de Tránsito es la oportunidad para lanzar una nueva campaña ciudadana que nos lleve a mover conciencias, que nos involucre a todos y que nos permita, fundamentalmente, darnos cuenta de lo mal que nos comportamos en la vía pública.

Es importante considerar que en una ciudad donde a diario cohabitan 20 millones de personas, 5 millones de vehículos en promedio y una cantidad incuantificable de motocicletas y bicicletas, una norma y un número limitado de policías para infraccionar no son suficientes para lograr el cambio requerido.

Es fundamental que como ciudadanos nos involucremos, participemos y empujemos juntos el cambio requerido.

Al final, la campaña que el Consejo Ciudadano y diversas organizaciones relacionadas con actores de la movilidad –como taxistas, transportistas y ciclistas- queremos impulsar lleva un solo mensaje: No seamos gandallas al volante, un principio que se aplica para todos y que abre una puerta para comenzar a generar un cambio de mentalidad.

Súmate y participa. Conoce más de la misma en nuestra página: www.consejociudadanodf.org.mx y recuerda, No seas un gandalla al volante.

Twitter:@LuisWertman

También te puede interesar:

Movilidad

La marihuana, el debate que viene

La responsabilidad entre las palabras y los hechos