Opinión

No, a la idea de quitarle a Veracruz el Hay Festival

1
   

    

Hay Festival edición 2014 (Cortesía Hay Festival)

En el sitio Change.org de internet hay una convocatoria para solicitar que se le quite a Veracruz la condición de sede mexicana del Hay Festival. Cientos de intelectuales y periodistas, nacionales y extranjeros, han secundado la solicitud. Es una protesta vigorosa contra Javier Duarte, que usa ese evento para intentar disfrazar las terribles condiciones de inseguridad en que está la ciudadanía veracruzana, y lo mismo se puede decir en cuanto a libertad de prensa en aquel estado.

Aunque genuina en sus propósitos, creo que la iniciativa constituye un error, una medida que afectaría, a final de cuentas, a quien más busca beneficiar, a los veracruzanos en general y a los periodistas jarochos en lo particular.

“Reconocemos la importante labor que realiza el Hay Festival, promoviendo la palabra y el debate. Como ustedes mismos afirman, se trata de ‘pensar el mundo como es y de imaginar cómo podría ser’, en una ‘gran conversación sobre el descubrimiento y la aventura intelectual’”, dicen los promotores de esta iniciativa en change.org 

“Creemos, sin embargo, que tan apasionante espíritu difícilmente se puede alcanzar en un ambiente como el que se presenta en Veracruz, bajo el mandato del gobernador Javier Duarte. Los objetivos del Hay Festival, lamentablemente, sólo han servido a una campaña del gobierno estatal que aparenta la prevalencia de un clima de libertad intelectual y crecimiento cultural. El gobierno de Duarte ha demostrado ser –sin exageraciones– el peor enemigo de la libertad de expresión, del derecho a la información y del pensamiento crítico en México”.

Se puede estar completamente de acuerdo en lo anterior, y sin embargo preguntarse si quitar a los veracruzanos el festival es una idea bien pensada.

No sólo porque se privaría a los veracruzanos de una ventana única al arte y al debate de las ideas, sino principalmente porque se cancela una de las poquísimas oportunidades para que muchas personas con influencia mediática y artística en México y en el extranjero conozcan de primera mano, de viva voz, las atrocidades del gobierno de Duarte.

No es una novedad que los gobiernos usen a los festivales como un manto para disimular sus miserias. Y Duarte sin duda lleva esta costumbre a un nivel de perversidad lamentable. A pesar de lo anterior, me parece un costo menor frente a las eventuales ganancias de que más gente con influencia sepa de lo que pasa en Veracruz. Y que lo sepan visitando ese estado y enterándose de la situación en el lugar mismo donde este año ya han matado a un periodista y amenazado al menos a una más.

Los promotores de esta idea aclaran que han escuchado “a veracruzanos asqueados por la manera en que el gobierno se promueve a través del festival, pero que tampoco quieren que el festival abandone Veracruz y quedar cercados por la violencia y la impunidad”. Creo que estos tienen la razón y debería hacérseles caso.

Supongo que esta iniciativa tiene que ver con la notable decisión que Guillermo Osorno tomó el año pasado, cuando renunció a asistir al Hay Festival, luego de años de ver que incluso el protestar in situ contra el gobierno anfitrión y en el marco del festival no pareció lograr nada, pues las condiciones de ataques a la prensa y desdén gubernamental ante los asesinatos de periodistas han seguido en Veracruz.

Hay que ir a Veracruz a escuchar, hay que levantar contra Duarte ahí mismo la denuncia y la protesta en nombre de los asesinados y de los vivos atemorizados. Y luego por supuesto hay que divulgar lo que ahí dicen los veracruzanos. Es lo menos que se puede hacer.

Twitter: @SalCamarena

También te puede interesar:
Y el PRI le hizo el milagro a Ebrard
Felipe Calderón, ese tránsfuga de sí mismo
Dos mujeres, un distrito y dos desgracias