Opinión

Ni Peña ni el PRI ganaron con Madero

Una lectura apresurada -o interesada en el caso de los perdedores- de las elecciones internas del PAN ha llevado a decir que el ganador fue el PRI o el Presidente Enrique Peña Nieto. No es así. Lo que se viene es veneno puro para el partido gobernante.

La primera foto pública de Gustavo Madero al día siguiente de su reelección no fue con Cordero ni con Camacho Quiroz, tampoco con el secretario Osorio Chong, sino con Jesús Zambrano, presidente nacional del PRD.

El mensaje no pudo ser más claro: la prioridad de Madero no es acercarse al gobierno ni a la corriente que de alguna manera representaba Cordero o el exPresidente Calderón dentro del PAN, sino que su interés es la cercanía con el PRD.

La foto de Madero con Zambrano fue pública, en un lugar de máxima concurrencia de políticos y periodistas. ¿Así o más claro?

El próximo año vienen elecciones federales, en las que se elegirán también nueve gubernaturas, y no sería extraño que el PAN y el PRD fueran juntos en las nueve.

Y de esas nueve, pueden ganarlas casi todas.

Entonces, ¿ganó el PRI con la elección de Madero? ¿Ganó Peña Nieto con la reelección del chihuahuense?

Ciertamente las leyes secundarias de las reformas energética y de telecomunicaciones van a pasar en el Congreso con los votos del PRI y del PAN. Eso va a cambiar la cara económica del país, pero no altera la correlación de fuerzas políticas.

Lo que sí va a cambiar el equilibrio de fuerzas, es la alianza del PAN y el PRD en las nueve gubernaturas que se van a disputar el próximo año.

Ahí el PRI y el gobierno pueden sufrir una fuerte derrota, al quedarse sin estados como Nuevo León, Querétaro, Michoacán y San Luis Potosí, que irían al PAN, además de que con la fórmula de alianzas el blanquiazul se perfila para retener Sonora.

Y el PRD podría alzarse con la victoria en Baja California Sur, Guerrero y Campeche.

Los priistas se quedarían con el estado más pequeño de los que estarán en juego: Colima.

Entonces, ¿cómo que ganó Peña Nieto o el PRI con la elección de Gustavo Madero?

Por supuesto que hay un mensaje en el voto panista, abrumadoramente en favor de Madero en la elección del domingo. Y ese pronunciamiento de la mayoría de la militancia fue en favor del diálogo constructivo con el gobierno.

El panismo sabe, por experiencia histórica, que acercarse al gobierno en objetivos concretos que benefician al país también los beneficia a ellos.

Reelegir a Madero fue apoyar la firma del Pacto por México, que signó el chihuahuense con otras fuerzas políticas y el gobierno federal.

El triunfo de Madero fue en contra del leguaje rupturista y exaltado de Ernesto Cordero, que volvió a encontrar el rechazo de sus compañeros de partido.

Estos pronunciamientos de la militancia del PAN respaldan la línea que ha venido llevando Gustavo Madero, que ha sido de diálogo, acuerdos y entendimiento con el gobierno en algunas de las más importantes reformas emprendidas en este sexenio.

Pero lo anterior no implica que Madero sirva al PRI o al Presidente. Todo lo contrario. Vienen las alianzas con el PRD de “Los Chuchos”, para derrotar al Presidente y a su partido, el PRI. Falta ver si éstos se dejan.