Opinión

Ni coberturas, ni remanentes a los estados

 
1
 

 

banxico

En columnas recientes, Enrique Quintana analiza con detalle el impacto positivo de los ingresos provenientes de las coberturas contratadas por la Secretaría de Hacienda para 2015, y que para 2016 aún logró contratar para un precio de 49 dólares, con lo que el desastre en los petroprecios que estamos observando será compensado parcialmente en las finanzas federales. También destaca los beneficios de los resultados de los remanentes de operación del Banxico, que Enrique estima en alrededor de 400 mil millones de pesos, de los cuales 75 por ciento se utilizará para reducir deuda pública, pero queda una cuarta parte para el Fondo de Estabilización de los Ingresos Presupuestarios (FEIP).

Por otra parte, el impacto de la caída del precio en 2015 fue compensado en las finanzas federales con la recaudación del IEPS de gasolinas, que aportó recursos adicionales cercanos a 190 mil millones de pesos, lo que amortiguó el impacto regresivo de la caída de los ingresos petroleros en la recaudación federal participable, y al participarse a las entidades federativas y a los dos mil 45 municipios, dio como resultado un ligero incremento respecto a la estimación de participaciones para 2015, lo que inhibió el uso de los recursos del Fondo de Estabilización de los Ingresos de las Entidades Federativas (FEIEF). Vale decir que de no haberse recaudado los recursos del IEPS, la caída de la RFP y por tanto de las participaciones hubiese sido muy alta.

Este Fondo está disponible para usarse en 2016, de mantenerse las participaciones por debajo de las programadas por tres meses consecutivos, como sucedió en enero que fueron menores en cinco mil millones de pesos, y que al cierre del ejercicio compensaría 100 por ciento de la reducción de las mismas, siempre y cuando no rebasen los 40 mil millones de pesos que hoy tiene el Fondo.

Adicionalmente en el segundo transitorio de la Ley del Fondo Mexicano del Petróleo para la Estabilización y el Desarrollo, vigente desde agosto de 2014, se destaca que “cuando los recursos recibidos por las entidades federativas y los municipios procedentes de los ingresos que se integran a la RFP, sean menores a las que hubieran recibido de haber aplicado a las asignaciones vigentes en el año que corresponda, las disposiciones de la Ley Federal de Derechos y la Ley de Coordinación Fiscal vigentes hasta antes de la entrada en vigor de este decreto, el gobierno federal entregará a las entidades federativas y los municipios, una cantidad equivalente a la diferencia entre el monto que les hubiera correspondido como participaciones conforme a las disposiciones citadas, y el monto efectivamente observado…”

No obstante lo anterior, el precio sigue bajando y la recaudación de gasolinas ya con un impuesto fijo, seguramente será inferior a lo programado. Agotar el FEIEF es un riesgo ante lo que se prevé sea 2017. La prudencia toca a la puerta, aun haciendo efectivo el 2º. transitorio de la ley del Fondo mencionado. Por ello tendrán que seguir los ajustes al gasto público, principalmente en Pemex, aunque el ajuste no debe consistir en correr empleados, sin que existan oportunidades de empleo formal para los futuros desempleados.

Los gobernantes que vienen deben saber que los ingresos de las coberturas y los provenientes de los remanentes de operación del Banxico no son recursos participables para los estados, y de requerirse, el pago del FEIEF siempre será expost.

Bueno sería que paralelo a sus campañas consideren en sus propuestas la realidad que van a enfrentar, si ganan las elecciones, a partir de 2017. Cierto, la coyuntura es compleja, vienen elecciones en 12 entidades federativas, y recordemos que siempre vota la economía, aunque no tenga credencial de elector.

También te puede interesar:
Cerca, el fin de los comisionados pagados con dinero público
‘Terremoto’ en las participaciones de enero
Expediente Coahuila 2011