Opinión

NH aprovecha ganga
en Colombia

 
1
 

 

NH Hotels. (www.daviscup.com)

Nunca en la vida, y mucho menos en los negocios, hay que dejar pasar las oportunidades, sobre todo ésas que muy rara vez se presentan. Y esto acaba de hacer Federico González Tejera, CEO de la cadena española NH, que posee más de 400 hoteles alrededor del mundo.

A este ejecutivo se le apareció una ganga y la aprovechó. Cuando no tenía planes serios de invertir en América Latina, se le presentó la posibilidad de, por tan sólo 95 millones de dólares –según informó el gobierno colombiano–, adquirir la mayoría de Hoteles Royal, una de las principales cadenas locales de Colombia. Así, por menos de cien millones de dólares se hicieron de 17 de los veinte hoteles que integraban la compañía colombiana.

NH Hotels afirma ocupar el tercer lugar en el ranking europeo en cuanto a hoteles de negocios se refiere, con 60 mil habitaciones en países de Europa, América y África, pero no fue sino hasta 1999 que llegó al continente americano cuando adquirió un hotel en Argentina. Dos años después compró en México la cadena Krystal, con lo cual nuestro país se convirtió en su cabeza de playa para su expansión por la región.

Y se mantuvo durante algún tiempo como su principal plaza americana, a pesar de que comenzó a tener presencia en otros países como Ecuador, Cuba, Haití, Uruguay, Chile y Venezuela, entre otros, donde su presencia es casi simbólica, ya que en todos estos únicamente tiene un hotel, con excepción de los dos últimos, donde registra cuatro propiedades en cada uno, pero muy lejos de las 11 que tiene en México o los 13 de Argentina, su destino más fuerte.

Sin embargo, con la adquisición que acaban de hacer en Colombia, de golpe y porrazo se hizo de quince hoteles y mil 700 habitaciones distribuidas en Bogotá, principalmente, pero también en Cartagena, Medellín, Barranquilla y Cali, con lo cual ahora la tierra de la arepa y Macondo han pasado a convertirse en la plaza más fuerte de NH en el continente americano, un país donde no tenían presencia hasta antes de comprar los Hoteles Royal.

En realidad fue un golpe de suerte y González Tejera lo explicó muy bien poco antes de que iniciara la gran fiesta que hicieron en uno de sus nuevos hoteles en Bogotá, para celebrar la adquisición e inaugurar formalmente los que ahora se llaman Hoteles NH Royal: “La compra de Royal es casi una excepción, fue una oportunidad que se presentó en el mercado” y, obviamente, la provecharon.

Y tan fue un garbanzo de a libra que, por el momento, en los planes de crecimiento de NH no tienen considerado comprar más hoteles en América Latina.

Al fiestón asistió el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, y el secretario general de la Organización Mundial del Turismo, Taleb Rifai (aprovechando que se encontraba en un evento de su agrupación en Medellín).

Y es que tenían motivos para celebrar, tanto los ejecutivos de NH como los propios colombianos, pues no sólo es que ahora Colombia es la plaza líder de la cadena hotelera en el continente –donde opera 57 establecimientos y diez mil cuartos– sino que también se convierte en su quinto principal destino a nivel mundial.

Y, por si fuera poco, la operación también incluyó un par de hoteles más en Chile y Ecuador de la misma cadena Royal.

Las palabras de González Tejera animaron más a los colombianos: “Colombia es un destino cada vez más atractivo y nuestro deseo es seguir creciendo en este país, formando parte activa en el desarrollo de su sociedad y aportando nuestro conocimiento y experiencia en la región”.

Mientras tanto, México tendrá que esperar, ya que si bien a Gilles González, director del grupo para América Latina, le gustaría abrir más hoteles en las principales ciudades del país, como Guadalajara, Monterrey, Puebla y el propio Distrito Federal, así como regresar a Los Cabos y Cancún, donde alguna vez estuvieron, la realidad es que, por el momento y hasta nuevo aviso, no tienen nada preciso.

Correo: garmenta@elfinanciero.com.mx

También te puede interesar:
Día Mundial de Turismo, desarrollo inclusivo
Viene empujando fuerte el mezcal oaxaqueño
El turismo cubre el déficit de la balanza petrolera