Opinión

Nervios

  
1
  

  

Big ben reino unido. (Bloomberg)

Le comentaba ayer acerca del referéndum que ocurrirá en Reino Unido en nueve días, y le planteaba los temas que creo que son importantes al respecto. No comenté del posible impacto, pero ya usted se habrá dado una idea con lo que ocurrió ayer en los mercados financieros. En Europa, las bolsas cayeron entre 1.0 y 2.0 por ciento, mientras que de este lado la caída fue cercana a un punto porcentual. Pero acá se nos ajustó el peso frente al dólar en más de 20 centavos, en el tipo de cambio de mayoreo, y en el de menudeo superó 19 pesos por dólar.

Puesto que no tenemos una idea clara de qué puede ocurrir en el referéndum, porque el promedio de encuestas apunta a un empate, a lo que hay que sumar el mayor grado de error en las mediciones de opinión pública en todo el mundo, lo que hay es incertidumbre, y el nerviosismo parece que se mantendrá hasta el fin de la próxima semana. Si gana la posición de mantener a Reino Unido en la Unión Europea (UE), ese nerviosismo debe desaparecer muy rápidamente, y si no pasa nada raro en China en ese lapso, veremos una recuperación rápida en bolsas y divisas.

Pero si gana la idea de separar al Reino Unido, entonces la incertidumbre continuará, porque no tenemos idea de qué pueda significar eso. Me imagino que tanto el primer ministro británico como Bruselas anunciarán con rapidez una agenda de transformación para evitar mayores problemas, pero dudo que eso tranquilice a alguien. Indudablemente, el tema es mucho más importante para el Reino Unido que para la UE, pero afecta a ambos. Para las islas, se trata de replantear sus relaciones comerciales con el resto del mundo con gran rapidez, cuidar que la libra no se mueva demasiado rápido, y anunciar medidas migratorias, aunque esto no es tan urgente.

Las estimaciones que he visto apuntan a que la libra podría depreciarse alrededor de 20 por ciento con la salida de la UE. De hecho, el movimiento de la libra frente al dólar está respondiendo ahora a las encuestas, y cuando parece que los británicos se quedarán en la UE, la libra se aprecia, y cuando parece que se van, se deprecia. Pero se trata de encuestas a administradores de fondos y financieros, que responden de acuerdo con lo que piensan y sienten, y no porque haya forma de realizar un análisis numérico con cierto nivel de confianza. Es un fenómeno que sale de lo normal, y por lo mismo no es fácilmente previsible. Si estas previsiones son correctas, el desorden financiero global no será menor, y seguramente nos afectará a nosotros. Es muy posible que, previendo eso, haya desde ahora personas (grandes fondos, me refiero) que apuestan a la salida del Reino Unido, y se preparan comprando dólares.

Como cualquier inversión, se trata de tomar riesgos, y de eso se tratan los mercados. Por eso se mueven con tanta amplitud y violencia conforme el escenario es menos previsible. Cuando ese escenario incluye a uno de los mercados financieros más importantes del mundo, ese riesgo va acompañado de una ganancia potencialmente muy elevada. Pero hablamos de una situación realmente imprevisible, tanto en el resultado del referéndum, como en lo que ocurriría si se aprueba la salida de Reino Unido de la UE.

No creo que haya quien pueda pronosticar con un mínimo de certeza lo que ocurrirá, y precisamente por ello el tamaño de los vaivenes. Por lo mismo, cuidado con confiarse.

Profesor de la Escuela de Gobierno, Tec de Monterrey.

Twitter: @macariomx

También te puede interesar:
​'Brexit'
​Final de partida
Nada es para siempre