Opinión

Neobistro a seis manos

 

Gracias a la iniciativa Cocinando Polanco —que agrupa restaurantes de la zona que luchan por mantenerse vivos pese al caos que provocan las obras sobre Masaryk— llegué a Anona Neobistro, un sitio que se inauguró en marzo pasado.

La primera vez que escuché el término neobistro creí que se trataba de una invención presuntuosa. Ahora sé que se trata de un movimiento que surgió hace varios años en París, cuando algunos cocineros con estrellas Michelin decidieron abrir lugares con decoración y servicio relajados, precios bajos, pero comida de gran calidad. Hicieron una cocina más creativa, con bases francesas, influencias de aquí, de allá, y un toque personal.

Me sorprendió la coctelería bien pensada de Anona a cargo de Arturo Rojas. Me daba miedo que la soda de jamaica resultara una bomba ácida tras mezclarla con mezcal, pero es una bebida fresca y bien balanceada. El next old fashioned fue mi ideal para una noche lluviosa, aunque el sabor de la vainilla fresca me pareció poco discernible.
A las manos de Rojas se suman las del chef Daniel Téllez y las del investigador Jhon Chebaux. El resultado son sabores originales y bien integrados.

Una de las estrellas del lugar son los sopes de confit de pato. Tienen una mezcla intensa de sabores de carne, grasa, chile morita, crema ácida y caviar ahumado que resulta deliciosa, pero se me escapó el sabor del pato.

La salsa de los mejillones, con un poco de tomate verde y mezcal, es para sopear hasta la última gota. Podría haber sido el mejor plato, pero los mejillones en sí mismos eran no sólo pequeños, sino un poco secos y tristes. Les falló el producto.

El short rib sous-vide 48 horas en salsa de mole al vino tinto resulta fascinante en su conjunto, aunque esperaba una carne muy blanda tras la larga cocción y parte de la orilla estaba demasiado dorada, casi chamuscada.

Contra los pronósticos, el pulpo asado con quelites, chicharrón, aguacate y consomé de pasilla fue el favorito. Aunque tenía muy poco chicharrón, los bocados que captaban un poco resultaban geniales.

Por último, la tartaleta de ruibarbo y fresa fue un cierre delicioso. Me recordó a mi hermana, amante del ruibarbo; estoy seguro que los dos podríamos comerla todos los días.

El servicio esa noche fue errático. Había que perseguir al mesero para pedir algo más y mi copa de vino tardó tanto en llegar que ya había acabado mi plato fuerte.

Destaco que me gustó mucho la creatividad y el balance de sabores de Anona, aunque les falta cuidar algunos detalles. Si en los próximos meses remedian esto, podrán ser uno de los nombres fuertes de Polanco.

Twitter: @Ysusi

1
Anona NeoBistro

 

NeoBistro

Dirección: Séneca 49, col. Polanco, Delegación Miguel Hidalgo.

Teléfonos: 4336-0450

Twitter: @AnonaNeobistro

,Facebook: Anona NeoBistro

Página web: www.anonaneobistro.com

Horarios: Lunes a domingo: 13:00 a 00:00 horas.

Precio:
$400-700 por persona.

Tarjetas: American Express, MasterCard, Visa, crédito y débito.

Tiempo: Hora y media.

Compañía: Negocios, amigos y familia.

1
 Short Rib con una cocción de 48 horas

 

NeoBistro

 

1
Tartaleta de Ruibarbo y Fresa con helado de queso de cabra.

 

NeoBistro