Opinión

Naufraga Fiscalía por caprichos legislativos

 
1
 

 

Senado

“Cordura” y “acuerdos” fueron las palabras que ayer aparecieron entre los integrantes de los grupos parlamentarios del Palacio Legislativo de San Lázaro después de varios días de desencuentros, en los que un impasse legislativo puso en riesgo la instalación de su Mesa Directiva, que incluso se nombró fuera de tiempo y forma.

Como recordamos, la crisis o enfrentamiento entre las alianzas formadas por los partidos del PRI, PVEM, Nueva Alianza y PES, contra el PAN, PRD y MC, en donde estos últimos llevaron su desencuentro hasta escenarios nunca antes vistos en el Congreso de la Unión, con el argumento de que esto lo hicieron para impedir que en el Senado de la República se acatara el mandato de una reforma constitucional que permitía, “en automático”, que en la recién creada figura de la Fiscalía General su titular recayera en el procurador general de la República que se encuentra en funciones, y que en este caso es Raúl Cervantes.

En una especie de 'moneda de cambio', para acordar la instalación de la Mesa Directiva con Jorge Ramírez Marín como presidente de la misma, los legisladores del PRI y sus aliados adelantaron una iniciativa de reforma acorde con una que en diciembre del año pasado presentó el titular del Ejecutivo federal, Enrique Peña Nieto, al Senado de la República, para cancelar el llamado pase automático del procurador Cervantes para ocupar la Fiscalía, tal como se había publicado en el Diario Oficial de la Federación el 10 de febrero de 2014.

Cordura y acuerdos ayer fueron festinados por todas las bancadas, aun cuando apenas en la mañana pronosticaban un día difícil ante la postura de un panismo y perredismo envalentonados, que daban señales de no acompañar la iniciativa de reforma que, con carácter de urgente resolución, presentaría a nombre del PRI y sus aliados del PVEM, Nueva Alianza y PES, la sinaloense Gloria Himelda Félix Niebla, propuesta que retomó el espíritu de la iniciativa presidencial y para la cual pidió que se dispensarán “todos los trámites parlamentarios para su expedita discusión ante esta soberanía”.

Y aunque los diputados 'secuestradores' del recinto legislativo en su discurso han pregonado su interés para que este asunto transite sin contratiempos para permitir la total implementación de las reformas logradas en materia de procuración e impartición de justicia, ayer dieron una muestra más de que este asunto lo llevarán hasta el máximo a la esfera política, porque al parecer es una atractiva bandera y de oferta en tiempos de campaña, y el tema ahora lo enfilan como parte de su retórica en 2018.

Por lo que se ve, para los legisladores del PAN, PRD y MC no hay prisas, al menos no como le reclamaron al Senado de la República para sacar adelante la iniciativa del Ejecutivo federal. Ayer volvieron a imponer su capricho. En lugar de un análisis y discusión inmediata para el tema conocido como fiscal carnal, propusieron una discusión más amplia desde la Comisión de Puntos Constitucionales, donde –dicen– sean incluidas sus propuestas y la de más de 300 organizaciones civiles, lo cual está bien, pero el problema es que ese impasse más parece como un recurso legislativo para detener la propuesta de los diputados del PRI y que no sea procesada en tiempo y forma.

Por lo pronto, ya lograron que la iniciativa priista y de sus aliados se vaya a comisiones y que ahí surja toda una lluvia de ideas que hagan naufragar el nombramiento del fiscal. Así que eso de “cordura” y “acuerdos” que con su PAN se lo coman, son puros pretextos. 

También te puede interesar:
Búmeran vs. AMLO

Meade alienta la esperanza priista
Anaya pisotea a sus aliados