Opinión

Narendra Modi

Me parece que es uno de esos nombres que a la mayoría de los mexicanos les será indiferente, pero que modificará la faz del mundo durante los siguientes años. ¿Quién es? Narendra Modi es el nuevo primer ministro de India, elegido el viernes para encabezar la recuperación económica de ese país, cuyo Producto Interno Bruto está pronosticado a crecer a una tasa de 5.4 por ciento para este año por parte del Fondo Monetario Internacional.

De acuerdo al FMI, la India tiene un par de atributos clave en su economía en este momento: por un lado, la competitividad de su sector exportador está mejorando (en buena medida porque la rupia se ha depreciado más de 10.2 por ciento en los últimos diez meses); por otro, varios proyectos de inversión de gran envergadura se han puesto en marcha, impulsando algo la economía. De hecho, en semanas pasadas el PIB fue revisado al alza para este año gracias a estas características y al mayor crecimiento global, del que India se beneficiará.

Pero no es suficiente. Algunas personas califican el momento económico de la India como una “crisis”. La tasa de 5.4 por ciento es en realidad muy baja. La depreciación de la rupia ha originado que el Banco de la Reserva de India intervenga el mercado cambiario. Asimismo, los problemas endémicos de ese país han hecho estragos entre la sociedad, notoriamente por la corrupción, la desorganizada infraestructura y su complejísima burocracia.

El señor Narendra Modi fue elegido para corregir el débil crecimiento económico. El estado que gobernaba, Gujarat, ha registrado tasas de crecimiento de 10.13 por ciento en promedio anual durante un periodo de siete años. Modi es percibido como un individuo muy nacionalista y proclive a los negocios. Algunos le acusan de autoritario; pero como la economía de su estado vibró, el electorado no ponderó ese riesgo. A Modi difícilmente se le ve vestido de traje tipo occidental. El tipo es vegetariano; no está casado, vive con aves y durante una época se recluyó en las altas montañas para conectarse con la tierra y con su identidad profunda. La gente celebró su triunfo el viernes usando máscaras de cartulina con la foto de su cara.

La balanza comercial entre México e India suele ser deficitaria. Típicamente exportamos a ese país desechos de cobre, teléfonos celulares y productos químicos como policloruro de vinilo. A su vez, a los indios les compramos autopartes, circuitos, diamantes e insumos para fabricar teléfonos. Existen alrededor de 150 empresas de India con operaciones en México.

El mundo cambiará a partir de la elección de Modi. Su perfil no pasará desapercibido desde el primer momento de su mandato. Los países emergentes como México deben mirar con atención.

Twitter: @SOYCarlosMota