Opinión

MVS-Aristegui: el debido proceso cuenta

1
    

       

ME. MVS-Aristegui: el debido proceso cuenta.

Declaración de interés: colaboré con Carmen Aristegui en MVS, de donde fui despedido horas después de que a ella le fuera cancelado su espacio informativo.

La decisión del juez Octavo de Distrito en Materia Administrativa del Distrito Federal, Fernando Silva García, de otorgar a Aristegui la suspensión definitiva en el juicio de amparo que la periodista promovió, tendrá importantes y variadas repercusiones que serán discutidas por muchos y por mucho tiempo.

Este triunfo de la conductora es una buena noticia para todos (si lo quisieran entender, incluso para MVS, pues les permite corregir un camino errado). Sobre todo porque además de tomar en cuenta la relevancia del periodismo crítico y la importancia de la libertad de expresión, en su resolución el juez Silva destaca lo fundamental del debido proceso.

Una de las aberraciones más frecuentes, de cuantas fueron pronunciadas cuando estalló la crisis MVS-Aristegui, fue el supuesto derecho plenipotenciario que tiene una empresa de correr/despedir/deshacerse de algún trabajador/colaborador, o de rescindir un contrato.

Surgió un debate tan singular como equivocado, uno en el que todo se redujo a una versión de los hechos donde la periodista no sólo “había cometido un error” (supuesto uso de la marca), sino que encima “se había negado a disculparse”, llegando al extremo de plantear “un ultimátum” a sus patrones, y que por tanto “ni modo que la empresa no la castigara corriéndola”.

Esa narrativa falaz, tristemente, permeó sin encontrar la resistencia que uno esperaría de una sociedad que se supone se mueve hacia un modelo de convivencia con plenos derechos.

Ha tenido que ser un juez quien desmonte la falacia propagada, principalmente a través de spots, desplegados y columnas. Las dos notas informativas dadas a conocer ayer por el Consejo de la Judicatura, respectivas a la decisión del juez Silva, dejan en claro que, entre muchas cosas en juego en este caso, no se puede ni se debe violentar el debido proceso.

“Es posible establecer que la empresa concesionaria en el acto de terminación anticipada del contrato con una periodista debe respetar las cláusulas contractuales de derecho privado como las condiciones públicas contenidas en la concesión, así como los derechos humanos aplicables”, dice la nota informativa sobre los razonamientos del juez Silva.

“La empresa concesionaria mantiene inclusive el derecho a terminar anticipadamente un contrato con un(a) periodista cuando se actualice una causal objetiva de terminación anticipada estipulada en el contrato o prevista en la legislación aplicable, siempre y cuando la empresa otorgue a la persona afectada la oportunidad de conocer previamente a la terminación, las razones respectivas para aclarar el conflicto y siempre que la empresa exteriorice una justificación clara, objetiva, cierta, transparente y razonable que compruebe la actualización de la causal de terminación respectiva.

“De las causas invocadas por MVS Radio se advierte que son ‘pro forma’ puesto que no se dieron a conocer a la quejosa en detalle y de manera completa la esencia de todas las circunstancias de modo, tiempo y lugar ni las demás condiciones específicas que determinaron el acto de voluntad de terminación del contrato, sino que se expresaron causas genéricas, por lo que se advierte preliminarmente que se deja en estado de indefensión a la quejosa para, en su caso, combatir eficaz y adecuadamente las causales y de conocer certeramente las causas de terminación del contrato”. (ídem)

Repongamos el debido proceso, dice atinadamente el juez Silva. Los empresarios tienen derechos, pero los ciudadanos (empleados de, colaboradores de, o quienes firmen un contrato con algún empresario) también.

Adiós a la falacia de que la empresa “estaba en su derecho”. Nunca hubo tal cosa.

Twitter: @SalCamarena

También te puede interesar:
OHL y el pacto de impunidad
Uber, oportunidad de oro para Mancera
El gobierno que destruía y destruía confianza