Opinión

Murillo Karam
y las Fibras

1
 

 

Sedatu

El nuevo secretario de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, Jesús Murillo Karam, ha tenido pocos días para adentrarse con profundidad en la amplia escala de necesidades del sector que regula; no obstante, ha acertado en elegir a la vivienda como el primer tema para hacerse visible, como notoriamente lo hizo anteayer durante la presentación de las medidas para el impulso a la construcción de vivienda, cuando reconoció que “al día de hoy hay un rezago en la existencia o en la calidad, en cerca de nueve millones de hogares”.

La vivienda debe ser sin duda la prioridad número uno de la Sedatu; pero no la única. De hecho, en sus objetivos generales se encuentran: “incentivar el crecimiento ordenado de los asentamientos humanos, los centros de población y las zonas metropolitanas, y consolidar ciudades compactas, productivas, competitivas, incluyentes y sustentables, que faciliten la movilidad y eleven la calidad de vida de sus habitantes”. Es decir, la Sedatu tiene el mandato de velar por la correcta configuración de las ciudades del país hacia el futuro.

Una configuración urbana correcta incluye, además de la vivienda, decenas de ámbitos más como los centros productivos, turísticos o comerciales. En este sentido, resulta clave que la Sedatu incluya a quienes están desarrollando esos ámbitos en el país. ¿Quiénes son? Primordialmente las Fibras, los famosos fideicomisos en bienes raíces, que son los campeones más visibles de la reconfiguración urbana que se está viviendo en todo el territorio nacional.

Hace pocos días Gonzalo Robina, director de Fibra Uno, lanzó un ambicioso vehículo de desarrollo para potenciar las capacidades de su empresa dedicada a bienes raíces de amplio impacto, como centros comerciales, fábricas y edificios de oficinas. El vehículo permitirá que inversionistas institucionales se beneficien del rendimiento y compartan la toma de riesgos en desarrollos de alto potencial. Esta Fibra ha elevado sus ingresos a tasas agigantadas gracias a la correcta gestión de sus inmuebles, como el icónico centro comercial Samara.

Ayer también otra Fibra fue noticia. Se trató de Fibra Inn, que reveló el estatus de cuatro hoteles que actualmente desarrolla. Esta Fibra dijo que su hotel Courtyard Marriott en Coahuila estará operando el 1 de noviembre; que su Holiday Inn de Altamira estará generando ingresos en diez semanas; que ha suspendido un desarrollo en Campeche; y que en diciembre operará unas suites de Marriott en Coatzacoalcos.

Si Murillo Karam quiere hablar a cabalidad de “desarrollo urbano”, será indispensable que inaugure un diálogo con las Fibras. Porque no podrá ignorarse el gran aporte que éstas hacen actualmente a la reconfiguración del país.

Twitter: @SOYCarlosMota

También te puede interesar:
El diputado de Morena que se confundió de salsa
Ojalá otros empresarios fueran como Ernesto
Audi y las dos cadenas de TV