Opinión

Mucho éxito a Olegario
y a Pancho

1
 

 

Olegario Vázquez Aldir

No veo razón alguna, no la hay, para que cualquier mexicano regatee felicitaciones en tres ámbitos clave del proceso de licitación de las cadenas de TV abierta digital que el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) asignó ayer a Olegario Vázquez Aldir y a Francisco Aguirre. La primera es un reconocimiento al proceso que pulcramente condujo el Instituto. La segunda es el ánimo empresarial de los ganadores. La tercera es la felicitación a los participantes de la industria, no sólo a los dueños de las firmas ya existentes, sino al ejército de ejecutivos y colaboradores que cambiarán el rostro de la comunicación radiodifundida por televisión en el país durante los siguientes años.

Primero, el Instituto que encabeza Gabriel Contreras merece todo el reconocimiento de la sociedad. El proceso fue inédito para el país, fue transparente y cumplió con una normatividad exigente, sólidamente diseñada para lograr asignaciones en condiciones de equidad para los participantes. Nunca podrá decirse que el IFT orientó, prejuzgó o favoreció nada para ninguno de los participantes. Quien deseaba participar y tenía los recursos, pudo libremente ingresar a la licitación.

El segundo ámbito que no admite regateo es el ánimo empresarial de los triunfadores. Olegario Vázquez Aldir ha abrazado el sueño de tener una cadena de TV abierta desde hace al menos una década, y ha invertido en la construcción de plataformas de comunicación sólidas que no únicamente incluyen oferta noticiosa, sino deportiva y de entretenimiento. Por su cuenta, Francisco Aguirre ha tejido paulatinamente una estrategia de solidez desde su Grupo Radio Centro y ha trascendido desde hace meses su trabajo constante para aglutinar su grupo de medios bajo una estrategia integral.

El tercer ámbito es el que incumbe a los participantes de la industria, notoriamente TV Azteca y Televisa. Ambas empresas fueron sumamente respetuosas del proceso licitatorio y cuando una de ellas, Televisa, quiso retar la determinación de su condición de preponderante, lo hizo siempre bajo los cauces legales conducentes. En adición, hay una expectativa enorme en la industria de parte de creativos, productores, publicistas, y empleados de todos los niveles, respecto del nuevo rostro que tendrá la industria de la TV nacional en los años por venir.

Más de cuatro mil 800 millones de pesos recibirá el Estado como contraprestación por estas dos cadenas. Asimismo, a lo largo de estos días conoceremos los planes específicos de los ganadores en cuanto a la inversión de capital que harán para lanzar sus canales. Será muy relevante.

No se puede sino desear el mejor de los éxitos a Olegario Vázquez Aldir y a Francisco Aguirre en sus emprendimientos.

Twitter: @SOYCarlosMota

También te puede interesar:
Lo que no le dijo Heineken a Peña Nieto…
Oleada de canadienses a Saltillo
Costco, más productivo en México que en España