Opinión

Mosaico de contrastes sobre México

 
1
 

 

Mosaico de contrastes sobre México.

Pocas veces ha habido una semana con tantos contrastes como la anterior, la del 5 al 9 de diciembre.

Inició con la adjudicación de ocho contratos de la cuarta licitación de la Ronda Uno, así como del bloque Trión en aguas profundas del Golfo de México, donde la petrolera australiana BHP Billiton será la primera socia de Pemex para la extracción de hidrocarburos en la historia del país.

En el caso de la Ronda 1.4, de las 10 áreas licitadas, cuatro en el área de Perdido y seis en la Cuenca Salina, sólo dos se declararon desiertas.

Este resultado duplicó las expectativas del secretario de Energía, Pedro Joaquín Coldwell, quien previamente dijo que si se adjudicaban cuatro contratos, la Ronda 1.4 podría considerarse exitosa.

Se estima que estas adjudicaciones, incluida la de Trión, detonarán inversiones de aproximadamente 41 mil millones de dólares y la generación de unos 450 mil empleos.

Ante el éxito de las licitaciones, Pemex colocó en el mercado de bonos cinco mil 500 millones de dólares, la primera emisión de un latinoamericano después de la elección presidencial en Estados Unidos y cuya demanda, unos 32 mil millones, fue la mayor en la historia de las colocaciones de la petrolera y de cualquier emisor mexicano.

Luego Wal-Mart anunció una inversión de mil 300 millones de dólares para expandir y fortalecer su infraestructura logística en México.

Esta inversión permitirá crear más de 10 mil empleos permanentes en el país.

Después, el banco español Santander anunció que destinará 15 mil millones de pesos, más de 700 millones de dólares, a su modernización, infraestructura y proyectos estratégicos.

Es la segunda inversión más grande en los últimos meses en el sector financiero luego de la que a principios de octubre anunció Citigroup en su filial mexicana, Citibanamex, por 25 mil millones de pesos, más de mil millones de dólares.

La subsecretaria de Hacienda, Vanessa Rubio, le dijo a este reportero que de abril a la fecha se han anunciado inversiones de empresas extranjeras en México por 105 mil millones de dólares.

Si bien estas inversiones son una señal de la confianza internacional en el país y en sus reformas estructurales, contrastan con el reducido optimismo empresarial y sobre todo con el pesimismo de los consumidores en México.

La confianza del consumidor continúa en picada debido al pesimismo de los miembros del hogar sobre la situación económica presente y futura del país.

En línea con lo anterior, al cierre de la semana Fitch Ratings revisó a 'negativa' de 'estable' la perspectiva de la calificación soberana de México (BBB+) ante su preocupación por el bajo crecimiento económico.

Ahora parece inevitable una reducción de la calificación crediticia en los próximos meses, pues las tres grandes calificadoras: Moody’s, Standard & Poor’s y Fitch tienen un panorama negativo de la nota soberana de México.

Las advertencias de Moody’s y S&P surgieron incluso antes de conocer el resultado de la elección en Estados Unidos, sólo la de Fitch se hizo después.

Hoy claramente existe el riesgo de una baja en la calificación crediticia, lo que podría tener fuertes repercusiones en la economía mexicana.

Twitter: @VictorPiz

También te puede interesar:
El reto de proyectar confianza en Banxico
Crecimiento decepcionante… y lo que falta
La amenaza de una recesión en 2017