Opinión

Morena soy yo: AMLO


 
El infarto sufrido por Andrés Manuel López Obrador jugó finalmente a favor de la reforma energética.
 
Sin la presencia del líder del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), el llamado cerco al Senado y a la Cámara de Diputados, quedó en cerquito que en su mejor momento tuvo a poco más de mil personas.
 
Pero sin López Obrador, el movimiento no fue lo que se esperaba, hasta para sorpresa de los promotores de la reforma energética.
 
El tabasqueño encargó el movimiento a su hijo, del mismo nombre, y al líder formal de MORENA, Martí Batres Guadarrama, que nomás no pudieron con el paquete; por muy radicales que sean, no jalan tanta gente como López Obrador.
 
Y esto se vio no sólo en el DF, sino en los Congresos locales; hasta el cierre de este espacio, 15 Congresos estatales habían dado su aval a la reforma energética, algunos con ciertos problemas pero la mayoría en trámites fast-track, que tomaron dormidos a los opositores a la reforma.
 
Sorpresivamente, la mayoría de los Congresos estatales le dieron entrada de inmediato al documento que recibieron, en algunos casos por la lejanía, de manera digital.
 
Ni tiempo tuvieron los opositores para organizarse; los agarraron durmiendo.
 
Dolorosamente, López Obrador debió comprender que Morena es él y que sin su presencia, es sólo membrete.
 
 
****
 
Como le adelantamos el jueves pasado, el presidente Enrique Peña comió el sábado en Los Pinos con las bancadas del PRI, el Verde Ecologista y el Panal, para reconocerles su participación en la aprobación de la reforma energética.
 
 
Como lo hizo con los senadores el miércoles previo, luego de la aprobación de la reforma energética en esa primera instancia, Peña hizo un amplio reconocimiento al coordinador de los diputados priistas, Manlio Fabio Beltrones, quien a su vez no escatimó elogios a los cambios constitucionales aprobados.
 
Beltrones aseguró que la energética ha sido “la mayor reforma que se ha llevado a cabo en el país en varias décadas, y su importancia sólo es comparable con la negociación del Tratado de Libre Comercio.
 
“Con la transformación de nuestro modelo energético se potenciará la generación de fuentes de empleo, se restablecerá la competitividad y se reactivará el aparato productivo nacional’’, afirmó.
 
 
Ya veremos.
 
 
****
 
 
Ayer en la Arena Ciudad de México, en el norte del DF, quedó claro el por qué Dolores Padierna NO será la coordinadora de los senadores del PRD.
 
Durante su informe de actividades -¿de dónde sacó recursos para llevar a 20 mil personas a su evento?-, sus seguidores y los de su esposo, René Bejarano, que no necesita mayor presentación, abuchearon al jefe de gobierno Miguel Mancera, quien en un acto de cortesía política acudió al evento.
 
 
En la sonora rechifla que recibió Mancera, también participó el jefe delegacional de Iztapalapa, Jesús Valencia, quien azuzó a sus seguidores a gritarle a Mancera ¡Marcelo! ¡Marcelo! ¡Marcelo!
 
Padierna ocupó provisionalmente la coordinación de los senadores del PRD, ante la enfermedad del coordinador Miguel Barbosa, quien sufrió la amputación del pie derecho.
 
Desde luego, Padierna quiere quedarse con el puesto –faltan cinco años para que termine la legislatura-, pero por lo visto ayer y lo escuchado de bocas de perredistas afines a los “Chuchos’’ es que eso no pasará mientras ellos tengan el control del partido.
 
Barbosa regresará al Senado en febrero y desde su casa comenzó la coordinación de los temas de la agenda perredista para el siguiente periodo ordinario, que comienza en febrero.