Opinión

Monreal, contra el sistema… otra vez

1
   

     

Vamos a actuar con responsabilida: Monreal

La elección para renovar la jefatura delegacional en la Cuauhtémoc es de pronóstico reservado. De ganar, Ricardo Monreal abriría un boquete al perredismo. El candidato de Morena sabe que no sólo enfrenta al exbejaranista José Luis Muñoz Soria, sino al poder central del Distrito Federal. A pesar de ello --en conversación llevada a cabo ayer en su oficina--, adelanta que no peleará con Miguel Ángel Mancera, pero que tiene claro que Héctor Serrano opera en contra suya y acusa de que al secretario de Gobierno “se le ha pasado la mano”.

Monreal establece que la Cuauhtémoc es un desastre en servicios y que el desorden que impera en la demarcación es explicable: “perdieron la gobernabilidad al repartir pedazos de poder”.

Reconoce que un delegado tiene “facultades legales muy limitadas”, pero promete agotar las facultades materiales, el diálogo y la negociación para sentarse con todos los niveles de gobierno, incluido el Ejecutivo federal.

“Si tengo que dialogar con el gobierno federal lo voy a hacer. Necesitamos hablar con todos. No nos vamos a
pelear ni con los perredistas. En beneficio de la Cuauhtémoc voy a dialogar con la Federación, aquí habitamos 650 mil pero vienen cada día cinco millones. Para dar servicios a esa población necesitamos un nuevo trato con el gobierno. Ha faltado un liderazgo delegacional para hacer planteamientos sensatos. La Cuauhtémoc es la capital de la capital”.

Promete que su gobierno tendrá en la web “presupuesto en línea, en tiempo real, que incluya padrón de proveedores, contratos, concursos. Lo que ingresa, lo que egresa, las licitaciones. Todo. Todo es todo. Incluido el escalafón, cuánto ganan los funcionarios. Todo.”

El prólogo de la campaña delegacional ha estado marcado por denuncias del reparto de despensas perredistas, de acarreo de ambulantes, de espionaje... No sólo vas contra otros candidatos, vas contra un aparato de gobierno, le digo.

“Actuaré de buena fe, pero sin caer en la ingenuidad. Estas prácticas se operan desde la secretaría general de Gobierno. Y como ya fui gobernador me queda claro que el funcionario de esa dependencia no se manda sólo. Pero la opinión pública no quiere más pleitos, lo que quiere son soluciones.

“Se les ha pasado la mano, no están sometidos al principio de la legalidad, pero no voy a contribuir al coctel de la confrontación con el personaje que encabeza la Secretaría de Gobierno. No me interesa un pleito. Porque si yo subo de tono, si yo confronto, podría ocurrir que abajo, en las bases, se den confrontaciones más graves. Eso sí puede polarizar aún más la situación.

“Es un error pelear con Miguel Ángel Mancera. No lo haré. Pero voy a denunciar triquiñuelas, negocios turbios y delitos.

“Quiero convertir a la demarcación en el eje central de la cultura en el país, en el epicentro cultural. Para ello lucharemos contra la anarquía, la ilegalidad y el desorden. Quiero lograr un equilibrio entre vecinos y establecimientos mercantiles. Tengo que ser un facilitador de empleos. Me preocupa mucho el deterioro de los servicios en toda las colonias. Además, no hay dinero suficiente: más de 70 por ciento del presupuesto se va en sueldos.

“La campaña va a ser dura, pero rescatar esta delegación va a ser más complicado. Estoy consciente del grado de dificultad que tendremos para gobernar bien. La expectativa es tan grande, y el desorden a solucionar tanto, que la gente va a decir, dónde está el cambio. Por eso la moderación, para no llegar peleados, para hacer viable esa transformación”.

Hasta ahí sus promesas. Ya veremos si es capaz de derrotar, de nuevo, al sistema.

Twitter: @SalCamarena

También te puede interesar:
Apatzingán: ¿y la CNDH, apá?
Caso Ficrea, una ley que saldría muy cara
Cosas que no entiendo de las campañas