Opinión

Mitt Romney es forzado
a denunciar su propio legado

 
1
 

 

Mitt Rommey

A veces casi hay que sentir pena por Mitt Romney. El excandidato presidencial republicano tiene un gran logro en la vida: la reforma al sistema de salud en Massachusetts, aprobada en 2006 cuando era gobernador, que hizo de plantilla para la Ley de Servicio Médico Accesible.

Si el Sr. Romney fuera miembro de un partido político sensato, estaría alardeando de ese historial. Pero quería ser presidente, lo que significaba acomodarse a su partido. De acuerdo con una encuesta reciente realizada por Bloomberg en Iowa, 81 por ciento de los republicanos dice que la afirmación de Ben Carson de que el Obamacare es lo peor desde la esclavitud lo hace más atractivo como candidato, por lo que el Sr. Romney tiene que denigrar lo mejor que ha hecho.

Pero resulta ser que a veces no puede mantener la fachada. En un artículo reciente publicado en The Boston Globe, el Sr. Romney se acreditó haber tendido el escenario para el Obamacare. Después, desesperadamente intentó desdecirse, afirmando que el Obamacare había fallado, lo que literal y figurativamente es la línea del partido.

Lo que lleva a la pregunta: si la ley de servicio médico es un fracaso, ¿cómo sería una política exitosa?

El Obamacare ha llevado a una rápida caída en el número estadounidenses sin seguro, especialmente en los estados que han implementado plenamente sus cláusulas. No ha cubierto a todo mundo, pero no se esperaba que lo hiciera: no cubre a inmigrantes que viven en el país ilegalmente, y la relativa complejidad de la ley siempre significó que algunas personas elegibles pasarían de largo. Las estimaciones originales de la Oficina Presupuestaria del Congreso decían que eventualmente 92 por ciento de los residentes no ancianos tendría cobertura, y en los estados que están implementando expansión en el seguro Medicaid nos estamos acercando a esa cifra.

Mientras tanto, todo el programa ha estado muy por debajo de los costos proyectados. Aunque las primas de seguros se elevarán en 2016, luego de dos años de incrementos notablemente pequeños, eso de todas formas deja las cosas más baratas de lo anticipado. Y el gasto general en atención médica ha estado muy por debajo de las expectativas.

Pero para ser un buen republicano hay que insistir en que el Obamacare ha sido un desastre.

Twitter: @NYTimeskrugman

También te puede interesar:
¿Qué gana Estados Unidos con el papel especial del dólar?
Las raíces del “Trumpismo”
Uber se vuelve parte del debate político