Opinión

Mitos geniales de mitómanos pachecos


 
 
Los promotores de la legalización de la marihuana, con Vicente Fox como el capo del grupo de ex funcionarios, han querido vender la idea de que sólo así se terminaría con la violencia asociada a los cárteles. Sin embargo, todos ellos están mintiendo.
 
 
La venta ilegal de marihuana es sólo una de las seis drogas --cocaína, heroína, anfetaminas, metanfetaminas, éxtasis-- que operan la docena de cárteles y su funcionamiento no es individual, como grupo o por tipo de droga sino que la violencia se deriva de la asociación entre las drogas y el control de otros delitos como el secuestro, la extorsión, la piratería, el tráfico de personas, contrabando de armas, robo de autos, prostitución, por lo que forman un crimen organizado.
 
 
Ingenuamente, al fin funcionarios de gobiernos que terminaron en crisis, los promotores de la legalización de la marihuana están construyendo un mito genial con su propuesta, por lo que no es gratuito que participe Pedro Aspe, el estratega de la privatización salinista que dijo que la pobreza era un “mito genial”. Para que realmente funcione la legalización-fin de violencia, se deberían legalizar todas las drogas, absolutamente todas, y todos los delitos asociados.
 
 
Por tanto, la legalización de la marihuana no terminaría con la violencia, sino crearía otro mercado negro ilegal: el del consumo, el control de la venta va asociado al control de zonas, por lo que el Estado como controlador de droga legal tendría que pactar con criminales para romper esos cercos.
 
 
A ello hay que agregar 2 datos mayores:
1.- Como el principal promotor de la legalización de la marihuana, Vicente Fox entonces tendría que aclarar las razones de la sospechosa fuga de Joaquín El Chapo Guzmán en enero de 2001: ¿fue el primer paso para la legalización? Y como impulsor de la propuesta, Fox ya afirmó que se quiere convertir en un empresario de la marihuana, por lo que su activismo está contaminado por la intención de meterse al negocio.
 
 
2.- Como la legalización tiene el sustento de la afirmación de Milton Friedman de que la droga debe verse como un mercado --oferta y demanda--, entonces el sustento teórico de la legalización proviene no de la violencia sino de la ideología neoliberal de la economía neoclásica, de derecha: Aspe fue el salinista que vendió las empresas propiedad de la nación, Juan Ramón de la Fuente fue secretario de salud del gobierno privatizador de Ernesto Zedillo, Jorge Castañeda operó como canciller del gobierno de Fox al que se le juyó El Chapo, Fernando Gómez Mont fue despedido de Gobernación por ingenuo, y Héctor Aguilar Camín, del Grupo (A) Nexos, fue uno de los beneficiarios del neoliberalismo salinista.
 
 
El común denominador de este grupo es el pensamiento neoliberal, de mercado, anti Estado regulador, tecnócrata y el venero de su pensamiento es nada menos que Milton Friedman, el economista del mercado, del anti Estado y a favor de la economía empresarial. De ahí que apoyen la liberación penal y de consumo de la droga, frente a políticas de Estado a favor de la salud y de las restricciones de consumo de alcohol, tabaco y drogas.
 
 
Pero el punto central es el más obvio: los cárteles trafican con cuando menos seis drogas, de las cuales la marihuana es sólo una. Por tanto, la violencia por el control de los mercados de consumo y de instauración de un narco-Estado privado seguiría exactamente igual aún con la marihuana legal.
 
 
Al final, los promotores de la legalización de la marihuana no están impulsados por la búsqueda de una solución sino que forman parte del cártel empresarial de Fox que quiere el dominio del mercado legal y probablemente sólo busquen el uso legal de los porros de marihuana para consumo personal recreativo sin cometer delitos.
 
www.grupotransicion.com.mx
 
carlosramirezh@hotmail.com
 
Twitter: @carlosramirezh