Opinión

Miranda ya no es útil

  
1
   

  

Luis Miranda

El incidente surgido entre la diputada Araceli Damián González (Morena) y el titular de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) del gobierno federal, Luis Enrique Miranda Nava, durante la comparecencia de este último ante comisiones unidas de Desarrollo Social y Fomento Cooperativo y Economía Social, ya está teniendo impactos al interior de los poderes Legislativo y Ejecutivo.

Como recordamos, la semana pasada el funcionario cometió un exabrupto al tildar de loca a la legisladora, cuando ésta cuestionó las cifras que en materia de pobreza había aportado el servidor público del Poder Ejecutivo, encuentro verbal que de inmediato invadió las redes sociales al grado de constituirse en tendencia en el espacio cibernético, en tanto que en la opinión pública en general el comportamiento de Miranda Nava fue motivo de análisis, siendo una amplia mayoría quienes observaron una falta inadmisible.

Más con un ánimo político que por la falta en sí, las bancadas opositoras al gobierno, como es el caso del PAN, PRD, Morena y MC, vieron en la conducta del secretario un motivo de renuncia, petición que por supuesto no prosperó en su trámite ante la Junta de Coordinación Política (Jucopo), pero la demanda sigue y al interior de la Cámara baja esas fuerzas al parecer no quitarán el dedo del renglón e inclusive los mismos priistas aceptan que hubo un exceso y eso –aquí y en China– no puede pasar desapercibido, es un hecho condenable y así se debe entender, insisten.

Pero lo que al parecer si prosperará es un acuerdo de “extrañamiento” al titular de la Sedesol, “para que el incidente no pase inadvertido”, dijo el coordinador parlamentario de la bancada priista, el diputado César Camacho Quiroz, y adelantó que el hecho en sí ha servido para reflexionar sobre la conveniencia de la forma en que se deben dar las comunicaciones e interlocuciones entre poderes, porque “debe existir un respeto mutuo”, en el entendido de que los recintos legislativos son espacios para el diálogo, los acuerdos, el intercambio de ideas y propuestas.

La expresión de Luis Miranda resultó tan controversial que se prevé que sea el próximo 6 de diciembre cuando la Jucopo determine un posicionamiento al respecto, luego de procesar el sentir de cada una de las bancadas parlamentarias, sin dejar de considerar que hay molestia pero siempre con la idea de evitar fracturas mayores en el impulso y coordinación de la agenda legislativa.

Es innegable que el exabrupto de Miranda Nava no termina con una simple disculpa al Poder Legislativo, tal vez sus palabras no constituyan un motivo para que por acuerdo o demanda de uno de los tres poderes del Estado sea destituido, pero lo que sí es un hecho es que las relaciones entre el Congreso de la Unión y el Ejecutivo federal han resultado dañadas, por lo que más allá de que exista una extrañamiento, si el funcionario en verdad entendiera que son momentos de encausar y reforzar las políticas públicas en materia de desarrollo social, tal vez lo mejor sería que hiciera a un lado cualquier pretexto que retrase o vulnere la operatividad de los mismos y presente su renuncia, pues a la vista ya no es útil al sistema que representa.

Y es que, después de trayectorias como las mostradas por los extitulares en la referida dependencia, José Antonio Meade o la misma Rosario Robles, la llegada de Luis Miranda ha dañado las relaciones con el Legislativo, las relaciones con las organizaciones sociales no son nada óptimas y al parecer de combate a la pobreza poco entiende.

Cómo han de estar las cosas en el sector, que hasta se extraña la operación y resultados eficaces que en su momento presentó el hoy presidente de la Comisión de Desarrollo Social, el diputado Javier Guerrero García, quien al inicio de la presente administración federal fue subsecretario en la Sedatu y Sedesol, sin olvidar su experiencia en su paso como integrante de tres legislaturas. Es un buen perfil, comentan sus pares.


También te puede interesar:
Peña Nieto y el PRI
Miranda se coloca en el paredón
Protección legal a Fuerzas Armadas