Opinión

Millennial valiente: “¡Me independizo!”

 
1
 

 

ME Millennials cambian de trabajo (Especial)

He hablado en este espacio de los Ninis y también sobre la problemática que enfrentan los millennials; ahora, con el Día del Padre cerca, abordaré el reto de la independencia de los hijos que han tomado la decisión valiente de dejar el subsidio para dirigir su propio rumbo.

Algo que escapa de la lógica financiera es el deseo de superación y el efecto positivo de empoderarse para sentirse responsable de su propia vida. No hay nada mejor que la necesidad para impulsar el avance de las personas y las naciones.

Este ánimo de independencia debe partir de tener un ingreso suficiente para sufragar los gastos cotidianos; sin embargo, habría que tener algunas otras consideraciones.

El primer reto a vencer es evitar caer en el influjo de “lo puedo pagar” y rentar un departamento ostentoso, porque podría ser un sueño efímero en la medida en que el patrimonio se vea afectado.

Por eso, es fundamental hacer un presupuesto de lo que implica la independencia.

Situar primero los gastos imprescindibles, como serían la despensa, comidas fuera, transporte, telefonía, internet, luz, gas, agua, ayuda doméstica y, por supuesto, diversión.

Es recomendable incluir un ahorro mínimo, al menos como 'colchón' para contingencias. Es decir, lo que se erogaría en forma normal sin el apoyo de los papás.

Ya con el cálculo de gastos mensuales, es posible determinar cuál sería la cantidad máxima que se tendría disponible para la renta, para con base en ese monto buscar el departamento adecuado.

Cuando se trata de rentar, lo más fácil es pensar en las características necesarias para la fiesta, lo cual es válido, pero sugiero hacer un listado de elementos básicos a cumplir, como ubicación y dimensiones.

Debe considerarse el requerimiento de amueblar el departamento y ello implica gastar algún ahorro o cargarlo a la tarjeta de crédito, que a final de cuentas reduce el flujo de efectivo por el pago de la misma.

Es conveniente evaluar la invitación a un “roommate” para bajar los gastos; nada más que hay que pensarlo dos veces.

Tenemos grabado el prototipo de la serie de televisión “Friends” en donde todo es gracioso y divertido, plagado de aventura y emoción, pero si se va a vivir con alguien, debe estar claro que la convivencia será diaria, porque “podría resultar peor el remedio que la enfermedad”.

Aún cuando hay que hacer un esfuerzo y una buena planeación para tomar esta trascendente decisión, no hay mayor satisfacción que la independencia.

Twitter: @finanzasparami

También te puede interesar:
¿Quieres vivir de tus rentas? Analiza la opción
La tarjeta de crédito como herramienta útil
¿Cómo destrozar tus finanzas con deudas?