Los infaltables
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Los infaltables

COMPARTIR

···

Los infaltables

06/06/2018

Frase vieja y no siempre cierta aquella que establece que nadie es indispensable, más aún en el mundo de la rotaciones en que habita actualmente la Selección Mexicana.

Importa poco cuantas ideas tenga Juan Carlos Osorio en la cabeza, pero México así como el resto de los equipos en el mundo tienen piezas que resultan vitales para el funcionamiento del equipo.

Si revisamos una a una, nos daremos cuenta que no más de tres Selecciones tienen el material humano suficiente como para establecer que cuentan con 18 jugadores que podrían ser titulares, y claramente la nuestra no forma parte del selecto grupo.

Héctor Moreno, Miguel Layún, Héctor Herrera, Andrés Guardado, Javier Hernández, Hirving Lozano y Carlos Salcedo resultan piezas indispensables bajo cualquier ángulo y perspectiva. Siete jugadores que deberían ser la base de México en un torneo corto como lo es el Mundial. Y deberían serlo simple y sencillamente porque su calidad en el grupo así lo demanda, y no establezco que jugadores como Carlos Vela, Jesús Tecatito Corona, Raúl Jiménez y mucho menos Guillermo Ochoa no tengan la suficiente capacidad, estaríamos todos locos si así lo pensáramos, pero dado el presente, las necesidades y lo que hemos visto en estos años, los primeros siete deberían formar parte de la apuesta inicial y modificar dependiendo de las necesidades físicas, médicas o disciplinarias.

Siempre he creído que un buen entrenador, independientemente del deporte, es aquel que adapta su plan de trabajo y su pensamiento táctico a las condiciones del plantel con el que cuenta, es decir, saber explotar las capacidades del deportista en donde mejor las desarrolla y más aún cuando se trata de una Selección donde los tiempos de trabajo son muy limitados. Y lo creo porque son muy pocos casos donde los inventos resultan exitosos, digamos que son las excepciones que confirman la regla.

Un ensayo más y a jugar el Mundial. El deseo es que Osorio llegue con la mayor claridad posible y sea capaz de transmitirla a sus jugadores.

¡He dicho!

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.