Cosas chingonas en Cruz Azul
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Cosas chingonas en Cruz Azul

COMPARTIR

···

Cosas chingonas en Cruz Azul

02/11/2018

No era difícil imaginarse “cosas chingonas” con la llegada de Ricardo Peláez a Cruz Azul, y no hablo a la luz de los resultados ya que en este mismo espacio había establecido que la combinación de polos opuestos como Peláez y Cruz Azul traería cosas positivas.

Era una apuesta segura, de esas que en la Noria no se hacían hace años, de esas que se apegan al sentido común y a la lógica.

El título de Copa vale por sí mismo, pero trae consigo muchas otras cosas que resultarán fundamentales en una tarea que sigue pendiente: ganar la Liga. No solo es el trofeo, sino la confirmación que este equipo goza, primero que nada, de estabilidad emocional en partidos importantes: no se descompone ni se desorienta; no es gobernado por la ansiedad ni los nervios, y eso, en este equipo, tiene mucho valor. Segundo, confirma que los procesos deportivos marchan por la ruta indicada, no solo por la manera de jugar, sino de ganar, dos cosas que no se combinan muy a menudo

Partamos que ningún trofeo es mal visto en esta institución. Es tal la necesidad de éxito y la sed de triunfo que todo reconforta; que todo cura. Un bálsamo anhelado y necesario, pero no el que este equipo requiere. Y no se necesita ser el abogado del diablo ni arrimarse a corrientes de negatividad, pero este equipo sabe que el título de Liga es la medicina exacta para sus heridas, que solo así podrán curarlas.

Lo sabe Billy Alvarez, quien si bien no ve fantasmas, ve la enorme necesidad de ganar el último partido de la temporada. Lo sabe Peláez porque su “raza” es ganadora. Lo sabe Caixinha porque sus métodos de trabajo están diseñados para eso; lo saben los jugadores porque entienden perfectamente que es la única manera de ser recordados, y mejor que nadie, lo sabe su afición.

Claro esta que este título merece ser celebrado y que sin duda provocará un impulso anímico importantísimo, pero claro también es que el objetivo más importante sigue siendo ganar la Liga, ahora bien, esto no quiere decir que de no obtener el trofeo en el mes de diciembre, lo conseguido el miércoles pierde validez, sería injusto juzgarlo así.

La Copa llevará a Cruz Azul cosas más importantes que no necesariamente veremos en la sala de trofeos; herramientas muy necesarias para encontrar cosas chingonas que ha buscado hace tiempo.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.