América y Cruz Azul, obligados
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

América y Cruz Azul, obligados

COMPARTIR

···

América y Cruz Azul, obligados

05/12/2018

Quedan cuatro, buscan lo mismo y cada uno parece tener sus propios argumentos para conseguirlo. En uno podemos encontrar mayores posibilidades por su poderío ofensivo, otros recargan sus ilusiones en la perfecta coordinación de todas sus líneas, el envión anímico que produce estar en semifinales, ayuno de 21 años, y muchas otras condiciones que le podemos ir encontrando a los cuatro que buscan quedarse con el título del Apertura 2018.

Las diferencias están en los compromisos, en las obligaciones, por más que el futbolista evada el término. Y en ese departamento solo dos corren con ese peso extra, hablamos claramente de los habitantes del Estadio Azteca.

Tanto América como Cruz Azul saben que nada por debajo del trofeo se considera un triunfo: con estos dos no valen los torneos llamados dignos si no son acompañados por un trofeo. A esa clase de presión se debe someter quien trabaja en estas instituciones, una distinta a la que se vive incluso con Chivas y Pumas, equipos con mayores consideraciones cuando se trata de establecer juicios.

Pumas ha rebasado todo alegre pronóstico establecido a inicios de campaña, incluso el elaborado cuando el rival en turno eran los Tigres de Ferretti en los cuartos de final, y no es que uno se sume al flexible juicio del que hablaba anteriormente, pero en el caso de encontrar en esta etapa su destino final, Pumas habrá cumplido con una extraordinaria campaña, una que le deje crédito suficiente a David Patiño ante los ojos de su propia directiva, que en más de una oportunidad levantó la mirada buscando más opciones.

Monterrey no pierde desde hace tiempo su condición de serio aspirante, su plantel y quien los dirige obliga la consideración. Un equipo serio, pero igualmente inestable y que esta campaña ha basado sus opciones en inspiraciones individuales más que en la fortaleza de su conjunto; por lo mismo, Cruz Azul parte como favorito.

Futbolísticamente hablando, es Cruz Azul el más serio de los candidatos y la Liguilla parece ser una extensión del torneo regular, en el que sufrió muy poco, y lo digo por los notables cambios que padecía este equipo cuando entraba a la etapa de eliminación directa, en esa misma donde la estabilidad emocional les jugó chueco una y otra vez.

En resumen, Pumas, con todo y que se juegue un Clásico, tiene poco que perder en el juicio final. Monterrey, con todo y su nómina, no cuenta con la confianza general en el pronóstico. La presión es para los dos restantes, ninguno tiene derecho a fallar ni justificación que valga.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.