Opinión

Miénteme más

 
1
 

 

David Monreal.

El Consejo General del INE había sesionado en domingo para registrar a los candidatos independientes a la Asamblea Constituyente.

Repantigado en el mullido sillón del amplísimo estudio, Gil escuchó la intervención del consejero electoral del INE Ciro Murayama. Se recibieron 3 millones 355 mil 37 cédulas de aspirantes a candidatos independientes. Gilga pensó en aquel dicho popular: caracho, con tanto maistro de obras quien va a cargar la cal. Lo que a Gamés llamó más la atención fue el ejercicio impresionante de la mentira.

Oigan esto: 857 mil personas quisieron hacer trampa y entregaron cédulas incorrectas, amañadas, embusteras. Firmaban los apoyos de ciudadanos en suspensión de derechos, de trámites cancelados, con credenciales que habían perdido su vigencia. Para no ir más lejos, 677 mil personas no fueron encontradas en la lista nominal del padrón y otros muchos no viven en la Ciudad de México.

Si Gil entendió bien, desde el amplísimo estudio pudo inventar miles de nombres cuyas firmas apoyan la candidatura independiente de Gil Gamés. Nombres como éstos serían comunes en las cédulas: Gil Gamés, Gil Gamís, Gil Gamós, Gil Gamús, con el pequeño problema de que estos nombres no existen, no viven en un lugar de la ciudad y por lo mismo no tienen credencial de elector.

Ontología

Gamés no se atrevería a hacer una ontología barata, ni cara, del mexicano, pero caracho, 800 mil personas quisieron hacer trampa.

Ponle unos apellidos hechizos, a poco crees que van a revisar nombre por nombre. Y sí: el INE revisó una por una las cédulas. Firmaron muertos y personas que no viven en la ciudad, seres inexistentes, en fon. La mentira es una gran pasión nacional.

Gilga se llevó los dedos índice y pulgar al nacimiento de la nariz y meditó: no olviden la lectora y el lector que se trataba de obtener un lugar en la Asamblea Constituyente, espacio, si los hay, del interés público. Los constituyentes han sido personas decentes y serias, no interesadas en cambiar nombres, inventar apellidos, resucitar muertos.

No somos nada. O sí, somos embusteros desde niños: murió mi abuelita.

Por eso Cioran decía que la mentira es una forma del talento: nuestra lista ofrece nombres de muertos, cierto, pero firmaron antes de morir; nuestra lista trae nombres de personas que viven fuera de la ciudad, pero firmaron antes de mudarse a sus casas de campo; nuestra lista muestra nombres inexistentes; falso, todo mundo sabe dónde vive Gil Gamús. Gilga pensó: la mentira es una verdad que nació pequeña y no creció.

Morena gana

Y hablando del INE, los candidatos postulados por Morena a los gobiernos de Zacatecas y Durango, David Monreal y Guillermo Favela, respectivamente, mantendrán su registro. Cuatro votos a favor y dos en contra de los magistrados del Tribunal Electoral de Poder Judicial de la Federación. Los magistrados que votaron a favor consideraron desmesurada una sanción que castigara con la pérdida del registro y sugirieron que la extemporaneidad en la presentación de los informes de precampaña debía ser sancionada de manera administrativa.

Gil caminó sobre la duela de cedro blanco. Al llegar al muro norte del amplísimo estudio dijo para sus adentros: correcto, si lo decidió el Tribunal así es la cosa y punto com. Ahora mal: ¿quién retirará de la reputación del INE la cantidad de injurias e infamias que Liópez dejó caer sobre ellos cuando se enteró de la propuesta de sanción? Nadie, las infamias quedarán en su lugar, no hay forma de que Liópez se retracte, nunca lo ha hecho, él es muy macho y muy atravesado.

Gamés, ignorante de las leyes electorales, se pregunta y pregunta al viento: ¿las sanciones que el Consejo General impone, no tendrán efecto hasta que pasen por el puente del tribunal? Si así fuera, entonces no tiene ningún caso que el INE aplique la ley. ¿Es por esta razón que no sabemos nada del Partido Verde? Ahora, el Consejo General del INE deberá revisar los proyectos y determinar, en consecuencia, qué sanciones aplicar a los candidatos y partidos por no presentar a tiempo sus gastos de campaña. Muy bonito, en realidad quien parece castigado es el INE. Todo es muy raro.

La máxima de Séneca espetó en el ático de las frases célebres: “Vencer sin peligro es ganar sin gloria”.

Gil s’en va

Twitter:@GilGamesX

También te puede interesar:

Nadie sabe, nadie supo

¡Albricias!

Morena sufre