Opinión

Michoacán, a rendir cuentas PAN, PRI y PRD

El arraigo del secretario de Gobierno de Michoacán, Jesús Reyna, se ha prestado para que panistas y perredistas intenten sacar provecho partidista de la situación. Se les debería caer la cara de vergüenza.

La destrucción de Michoacán ha sido obra de panistas, priistas y perredistas. Toda la clase política de esa entidad tiene culpables en sus filas, y deben rendir cuentas.

Qué bueno que se haya comenzado con un pez gordo de la política como es Jesús Reyna, exgobernador interino, y por lo visto la estrategia del gobierno federal es iniciar con los de casa, es decir los priistas.

Ya que empezaron con “los de casa”, Fausto Vallejo debe explicar qué hizo con la veintena de camionetas blindadas que le proporcionó la Federación hace pocos meses: ¿se las entregó a funcionarios cuyas vidas corren peligro por la delicada tarea que realizan? ¿O se las dio a sus familiares, entre ellos a sus hijos que también han sido señalados por andar en malos pasos?

En lo que se refiere al PAN, las autoridades federales del gobierno panista tienen un rosario de cuentas pendientes por aclarar ante la justicia.

Aclarar, por ejemplo, por qué dieron por muerto al líder y fundador de Los Caballeros Templarios, Nazario Moreno, cuando no tenían una sola evidencia de su deceso. La increíble torpeza del gobierno federal le permitió al capo seguir por casi tres años a la cabeza de la banda criminal. ¿Por qué lo hicieron? ¿Por mentirosos, o porque estaban coludidos?

El gobierno anterior debe explicar por qué permitió, dos veces, la huida de Julio César Godoy Toscano. La primera, cuando estaba detenido, junto con otros funcionarios y alcaldes michoacanos, listo para ser traído al Distrito Federal. Y la segunda, cuando se negoció en Gobernación su entrada a San Lázaro escondido en una camioneta para rendir protesta como diputado e investirlo de fuero y escapara sin molestias.

¿Por qué permitió el anterior gobierno federal que se desvaneciera el caso de los alcaldes detenidos en el llamado Michoacanazo?

La huida de Godoy Toscano y la liberación de los alcaldes y miembros del gabinete de Leonel Godoy no responden a una lógica judicial, sino política. Fue por los arreglos entre PAN (gobierno federal) y PRD (gobierno de Michoacán), que en ese entonces tejían alianzas electorales en diversos estados del país.

Los acuerdos políticos entre el gobierno federal panista y el PRD contribuyeron en gran medida a la obstrucción de la justicia, lo que desembocó en un Michoacán sin ley ni respeto a la vida. Alguien tiene que responder por eso. ¿Ningún panista va a decir nada? ¿Ya pasó?
Y las administraciones perredistas que gobernaron por 12 años esa entidad, ¿están limpias? En esos gobiernos surgió la Familia Michoacana y luego crecieron Los Caballeros Templarios. ¿No se dieron cuenta?

Leonel Godoy ¿nunca se enteró que tenía en el gabinete y en la mesa familiar a empleados de La Tuta?

Qué bueno que la limpia de la casa en Michoacán haya empezado con los priistas, gobernantes actuales. Pero no se puede frenar ahí. La ley tiene que ser pareja. Y dura.

Estelas

¿Alguien sabe algo del extesorero de Lázaro Cárdenas Batel, Humberto Suárez López, que pagó una fianza de 50 millones de pesos para no ser juzgado en prisión?