Opinión

Mi lavadora es Maytag

Un ama de casa que tiene mil veces más experiencia que yo en los menesteres cotidianos del hogar me dijo recientemente que mi lavadora y secadora de ropa le daban envidia. Su tamaño y su look and feel parecen haberle llamado la atención. La verdad están bonitas, y sólo de verlas uno piensa que detrás de ellas hay dos cosas: mucha tecnología y mucho diseño. La lavadora emite un pitido cuando uno la enciende, como si se estuviera activando un sistema operativo. La marca es Maytag e incluye unos ciclos de lavado que la verdad nunca he utilizado, como el de los “alérgenos” (ignoro qué prendas caen en esa categoría).

Maytag es una marca de enseres mayores de la mayor importancia global. Es parte de Whirlpool, una de las corporaciones líderes en el tema, que tiene otras marcas como Kitchen Aid. La firma destacó en 2013 por un crecimiento de 200 por ciento en su flujo de efectivo. ¿Cómo lo logró? Gracias a la robusta demanda global y a su alta innovación. Dijo también que el crecimiento del salario real en Latinoamérica es parte de su fortaleza actual.

Pero la estrategia actual de Whirlpool no sería comprensible por completo sin un atributo central, que es su ADN: el diseño. No es casual que aquella ama de casa haya manifestado cierto asombro al ver el aparato que tengo. La tecnología y el diseño son claramente de clase mundial y basta con verlo.

El diseño es una actividad pocas veces privilegiada en muchas corporaciones. No obstante, cuando es incluido en el engranaje central de la operación empresarial los frutos son altamente benéficos. La semana pasada el Design Management Institute (DMI) —una organización no gubernamental, sin fines de lucro que conecta a profesionales del diseño de todo el planeta— lanzó el análisis comparativo de su índice de desempeño bursátil, tomando en cuenta a las empresas que privilegian el diseño y comparándolas contra las que no. El resultado es apabullante. Si uno se pregunta cuánto vale invertir en un buen diseño de producto, el resultado está ahí: 228 por ciento más a lo largo de 10 años. Ese es el resultado en la apreciación del valor de los títulos accionarios, tras comparar a las 15 empresas más orientadas al diseño contra el Índice Standard & Poor’s. ¿Qué otras empresas integran el Índice además de Whirlpool? Starbucks, Nike, Procter & Gamble, Ford, Herman Miller, Starwood, Disney…

¿Alguien se ha preguntado por qué las marcas de ropa mexicana fabricadas por miembros de la comunidad judía no trascienden globalmente? Porque carecen de diseño. ¿Alguien sabe por qué casi ninguna mueblería mexicana es de clase mundial? Por falta de diseño.

Y, ¿por qué el restaurante de cocina mexicana que más crece se encuentra… en los Estados Unidos? Por el diseño.

Twitter: @SOYCarlosMota