Opinión

México y EU, juntos en TPP


 
 
A casi dos décadas del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), ese acuerdo podría tener un nuevo impulso.
 
Sin duda, la reciente visita a nuestro país del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, cristalizó la definición de un objetivo conjunto para ambas naciones: la negociación en bloque del llamado Trans-Pacific Partnership (TPP, en sus siglas en inglés).
 
En la agenda entre ambos países, el presidente Enrique Peña Nieto ha logrado posicionar los temas económicos, claro, sin dejar de reconocer que la seguridad seguirá gravitando al compartir una frontera de más de 2,000 kilómetros.
 
Como sabe, México se ha consolidado como el tercer socio comercial de Estados Unidos, después de Canadá y China, y ahora se espera que las negociaciones del TPP permitan ampliar los mercados para las exportaciones mexicanas en Asia, también podrá servir para reforzar algunos temas del TLCAN, a decir de los expertos.
 
Por lo pronto, México y Estados Unidos han definido una alineación en temas como propiedad industrial o regulación de incentivos gubernamentales a la industria para llevarlos a las mesas de negociación del TPP y con ello poder hacer frente al crecimiento de los países asiáticos, y a la hegemonía del gigante chino, que sigue viéndose como la gran fábrica del mundo.
 
Y bueno, con ese cometido funcionarios de la Secretaría de Economía, de Ildefonso Guajardo Villarreal, viajarán esta semana a Lima, Perú, para participar en la 17 ronda de negociaciones del Acuerdo Transpacífico.
 
El TPP se ve de entrada como un mercado de 6.4 trillones de dólares anuales y hasta 30% del PIB mundial.
 
Las expectativas de México con el TPP serán consolidar y potenciar los beneficios que ha traído a nuestra economía el ya casi veinteañero TLCAN, al grado de colocarnos entre las 15 principales potencias exportadoras del mundo, con operaciones por casi 340,000 millones de dólares en 2012, destacando en rubros como electrodomésticos, automotriz y telefonía celular.
 
Empero, ahora con una economía global más lenta, la competencia por los mercados de exportación tenderá a crecer, de ahí que se busque, por un lado, consolidar nuestra posición en Estados Unidos y de paso intentar una mayor diversificación de nuestro comercio exterior que, se debe reconocer, aún depende en demasía del consumo al otro lado del Río Bravo.
 
Impuestos a los refrescos
 
En las próximas semanas vamos a presenciar varios rounds en la medida que la iniciativa de reforma fiscal pueda llegar al Congreso.
 
Algunos legisladores, como la panista Marcela Torres y el perredista Mario Delgado, insisten en gravar más a los refrescos (que ya pagan IVA), mientras que en otros países aceptan como un error esta medida.
 
En Dinamarca, gobierno y oposición recientemente eliminaron el impuesto sobre estas bebidas, ya que se comprobó que redujo la creación de empleos y afectó su crecimiento económico.
 
Esta política económica podría servir de ejemplo no sólo para otros países en Europa, sino para el nuestro, ya que la evidencia empírica ha demostrado que impuestos excesivos no permiten alcanzar ningún objetivo en el ámbito de la salud pública y únicamente han conseguido destruir el empleo.
 
La eliminación del impuesto en Dinamarca permitirá recuperar la mayor parte de los 5,000 puestos de trabajo perdidos y que los daneses no tengan que ir a Alemania o Suecia a comprar refrescos.
 
Por sus dimensiones, y por su avanzado estado de bienestar, la política económica seguida por Dinamarca se ve como una salida para Europa, que tiene uno de sus mayores lastres en el desempleo, y tampoco está en condiciones de subir más los impuestos. El debate sobre el tema fiscal será intenso, y si bien se reconoce que México debe disminuir su dependencia de la renta petrolera, una reforma fiscal de fondo debería ir más allá de poner impuestos especiales a los refrescos. Al tiempo.
 
La ruta del dinero...
 
Líder en entredicho
 
El líder del sindicato de sobrecargos Ricardo del Valle se destaca por su gran capacidad de adaptación de sus dichos a la realidad. En un comunicado a sus agremiados aseguró que el Conflicto Colectivo que presentó Aeroméxico, de Andrés Conesa Labastida, para adecuar las condiciones laborales a la competitividad que enfrenta la empresa, no pasaría. El Conflicto Colectivo pasó y está en curso, a pesar de que el líder de ASSA se empeñó en señalar lo contrario. Ahora, en su comunicado más reciente, presenta como una victoria de su gestión que el proceso, que primero dijo que no pasaba y luego que no continuaba, se esté llevando a cabo. Como se dice, el papel lo aguanta todo, y Del Valle así como dice una cosa, dice la otra.
 
Reacomodo en AICM
 
Será esta semana cuando la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC), al mando de Alexandro Argudín, entregue a las aerolíneas el ejercicio de asignación de horarios en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM). El recorte de operaciones sin duda provocará menos vuelos en la terminal capitalina, que a decir de la SCT, de Gerardo Ruiz Esparza, presenta saturación. La gran duda para todos los pasajeros es saber las consecuencias de esta medida en términos de conectividad y flujo de pasajeros al interior del país y con el extranjero. De entrada, las modificaciones en puerta podrían provocar cambios en los itinerarios de muchos vuelos o, peor aún, se tendrán que utilizar aeropuertos alternos.
 
Preocupación por vivienderas
 
Aunque buena parte de la deuda de las desarrolladoras de vivienda está en bonos que en su mayoría cotizan en Estados Unidos, algunos banqueros se han acercado a la Secretaría de Hacienda, al mando de Luis Videgaray Caso, para que tome cartas en el asunto. Y es que si bien nadie piensa en un rescate del gobierno, la realidad es que las tesorerías de constructoras como Geo, Urbi, Ara, Home y Sare se han visto notablemente disminuidas, y la única salida para esas y otras empresas además de buscar quitas y mejores plazos a sus deudas es acceder a capital para seguir construyendo y poder mejorar sus ingresos de cara a las nuevas reglas para la obtención de subsidios para la vivienda que se habrán de conocer a finales de este mes.
 
rvarela@elfinanciero.com.mx