Opinión

México, tarde en el acceso a telecomunicaciones

Se ha cumplido un año de la promulgación de la reforma de telecomunicaciones, una demanda del sector y una necesidad de los mexicanos que cada día exigen y requieren productos y servicios de mayor calidad.

En México el bajo acceso a equipos de cómputo y a los servicios de internet y telefonía móvil, hacen evidente la necesidad de generar condiciones de competencia efectiva, que reviertan esta tendencia e impulsen el acceso y desarrollo de servicios de telecomunicaciones.

El retraso en la aprobación de las leyes secundarias incrementa el rezago social, tecnológico y económico tan significativo en nuestro país.

Tuve oportunidad de participar recientemente en la Conferencia Magistral “Acceso, Pluralidad y Preponderancia: Procesos de Política Pública de Competencia y Regulación en Telecomunicaciones y Radiodifusión”, que organizó el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), y hacer un llamado, para que lo antes posible se apruebe la iniciativa de ley federal de telecomunicaciones y radiodifusión,  ante la necesidad de contar con leyes que fortalezcan la competencia en el sector.

¿Por qué la urgencia? Porque en México vamos tarde en materia de acceso a telecomunicaciones. Sólo 4 de cada 10 habitantes tienen acceso a internet; 36 por ciento de los hogares cuenta con computadora y la penetración de telefonía móvil es de 87 por ciento, muy por debajo del promedio de los países latinoamericanos.

La falta de un marco regulatorio que fomente la competencia en el sector de las telecomunicaciones, representa una disminución de bienestar social de 1.8 por ciento del PIB nacional de acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y pérdidas por 30 mil millones de dólares al año, de acuerdo con la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT).

México ocupa el último lugar de los países miembros de la OCDE en cuanto a los hogares que cuentan con servicios de telefonía móvil, y el último lugar también en penetración de hogares con banda ancha y vías de acceso para las comunicaciones. Asimismo, ocupamos la penúltima posición en inversión pública en telecomunicaciones per cápita.

De acuerdo a la Encuesta Nacional de Ingreso y Gasto de los Hogares Mexicanos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) tres cuartas partes de los hogares de mayor poder adquisitivo tienen acceso a la red y 29 por ciento de la población urbana cuenta con conectividad; en contraste, sólo 2 de cada 100 hogares con el mínimo ingreso cuentan con el servicio.

Por ello, profundizar las medidas contempladas en el espíritu inicial de la reforma de telecomunicaciones en aspectos fundamentales como: interconexión, tarifas on net-off net, áreas de servicio local y larga distancia, son indispensables para consolidar una legislación moderna, que esté a la altura de los nuevos tiempos del país, que sea un incentivo importante para atraer inversiones, generar empleos y brindar certidumbre jurídica.

Las opiniones expresadas en este blog son de responsabilidad exclusiva de la autora.

Twitter: @CristinaRDV