Opinión

México sí innova

 
1
 

 

Expo Pyme

Este relato no me lo contaron, lo viví.

Corría el año de 1985, cuando quien esto escribe ocupaba la Dirección de Noticiarios de Canal Once TV. El secretario de Educación era Miguel González Avelar, quien recién llegado a ese puesto, visitó las instalaciones de la televisora atendido fundamentalmente por el director general de XEIPN, Héctor Parker Vázquez.

Al término del recorrido de rigor, el ingeniero Parker invitó al titular de Educación Pública a presenciar algo que motivó el asombro del funcionario federal: una prueba de lo que en el Canal se había conseguido en la grabación de televisión tridimensional.

González Avelar quedó impresionado y comprometió un apoyo especial para impulsar el perfeccionamiento de ese recurso tecnológico, apoyo que nunca llegó.

Al poco tiempo Parker Vázquez dejó el Canal en manos del doctor Jorge Velasco Ocampo, y el asunto de la televisión tridimensional, que era un gran avance tecnológico mundial, de ingenieros politécnicos, pasó a mejor vida.

En serio que el invento en 1940 del sistema tricromático secuencial de campos de Guillermo González Camarena –mejor conocido como la tele a color- fue producto de un milagro tomando en cuenta la época y el poco apoyo a la inventiva de aquel entonces… y de ahora.

No creo que en México se cuente con un sistema de promoción integral de la innovación o de las que surgen de manera silvestre. Pocas iniciativas la promueven y menos hay que las detecten y las acompañen hasta su despegue.

La Expo Pyme CDMX desarrollada días atrás presentó varias innovaciones. Algunas muy relevantes, como el caso del auto eléctrico mexicano Zacua, y otras que no por ser menores, en aparente alcance, carecen de relevancia.

Cito el caso de Tensaktiv, un desengrasante, detergente y desmanchador desarrollado por un ingeniero químico mexicano de nombre Luis Manuel Pérez Pérez quien desde la academia, junto con sus estudiantes, emprendió la tarea de desarrollar un producto que no fuera altamente contaminante, que ahora son los más usados.

El ingeniero mexicano se remitió a literatura europea de los años primeros del siglo pasado y encontró que era regular atender la higiene de la ropa mediante ciertos silicatos que siendo naturales forman parte de 95 por ciento de la corteza terrestre.

Su producto es capaz de despintar graffitis, tanto de paredes como de láminas automotrices, sin lesionar las superficies originales. Como desmanchador es un producto muy socorrido por grandes lavanderías acostumbradas a lavar manteles y blancos de hoteles.

El ingeniero cubre las necesidades de mayoreo vendiendo a partir de 200 litros en adelante, pero ahora ha comenzado a vender a particulares. Dice que pudiera avanzar en este desarrollo que no es contaminante pero que no hay mucho apoyo.

Teléfono de contacto: 55855-19272.

Otra innovación que nos encontramos es de Innovation Center, de Guillermo Mujica, quien presentó unos 'lentes' ligados a una aplicación gratuita que permite que los usuarios de un teléfono celular puedan tomar, conservar y compartir fotografías en tercera dimensión. El modelo de esta empresa consiste en vender los 'lentes' que permiten ver las fotografías en 3D a grandes firmas para que ellas los obsequien a sus clientes o usuarios.

Bajo ese mismo modelo de negocio hace 25 años promovió unos lentes para el sol que se 'enrollaban' en la muñeca y que permitían ser usados de manera muy práctica por turistas en zonas de playa, lo que evitaba exponerse a hurtos costosos. En aquella ocasión vendieron 100 millones de lentes tanto en América como en Europa. Innovation Center prepara a terna de lanzamientos futuros. Dice que en eso de innovar se siente 'llanero solitito'.

El punto es que hay mucha innovación en el ecosistema emprendedor. No quizá la cantidad a la que pudiera llegarse si tuviéramos una política integral de promoción de la innovación en la que estuvieran centros educativos técnicos y superiores, universidades, centros de investigación, tecnológicos o incluso cámaras empresariales que pudieran derivar en centros especializados las innovaciones que se van cruzando en el camino, propiciar que se haga una valoración seria de si son o no innovaciones y prestar toda clase de apoyos para aquellas que sí lo sean, propiciando que el producto de esa innovación sea aprovechado por México y por las empresas mexicanas. 

Twitter: @ETORREBLANCAJ

También te puede interesar:
Emprender después de los 50 años
La ignorancia e indolencia saldrán muy caras
Talento existe, pero su aprovechamiento es restringido