Opinión

México podría replicar
el milagro polaco: Piatkowski

1
 

 

Polonia

Aterriza esta noche en México el Dr. Marcin Piatkowski, famoso globalmente por acuñar el término la Nueva Época de Oro de Polonia, con el que documentó la forma en la que su país se convirtió en el motor de crecimiento económico número uno de Europa en los últimos 25 años. Piatkowski visitará el ITAM, el CIDE, el IPN y Comexi. Dará una conferencia magistral para Banamex.

Hablé con él a Varsovia, y me respondió en exclusiva dos preguntas. En la primera le planteé si los elementos que ayudaron a construir la Nueva Época de Oro polaca son replicables en México. Citó varios sucesos clave:

Primero, “Polonia adoptó las instituciones occidentales, fortaleció el Estado de derecho y garantizó un mercado de libre competencia”. Segundo, Polonia “potenció la calidad y cantidad de su sistema educativo (…) de acuerdo al examen PISA de la OCDE –que evalúa alfabetismo funcional en jóvenes de 15 años de 65 países del mundo– los chicos polacos califican en los primeros diez lugares, rebasando a la mayoría de los países desarrollados, incluyendo a Estados Unidos”.

Polonia también “instrumentó con fuerza políticas públicas que gradualmente convirtieron al país en un referente de estabilidad económica en Europa. Finalmente, Polonia mejoró sustancialmente su clima de negocios, ascendiendo de la posición 76 en el año 2008, a la posición 32 en la actualidad en la clasificación del Banco Mundial en cuanto a facilidad para hacer negocios. También mantuvo un sector bancario saludable. A México le podrían interesar las lecciones aprendidas de estas reformas, siempre que se ajusten a las circunstancias específicas del país”.

¿Cómo dispersar la riqueza en la sociedad?, pregunté.
“Estoy convencido de que países como Polonia y México están bien posicionados para converger con los niveles de ingreso y calidad de vida de las economías industrializadas. Sin embargo, es necesario que se continúe progresando en implantar las reformas estructurales, incluidas la de educación, la de competencia y la de innovación (…) Sería deseable que se inicie una transición de la importación a la exportación de ideas; de la cantidad a la calidad de los productos; de las papas y los aguacates, a los microprocesadores”.

Puso el dedo en la llaga: “Es necesario que la prosperidad llegue a toda la población. Esto implica sistemas impositivos progresivos; políticas educativas incluyentes; acceso equitativo al sistema financiero y servicios públicos sólidos. Polonia avanzó sólidamente en todo eso. Por ejemplo: desarrolló un sistema educativo igualitario, en el que el nivel socio económico de los padres tiene un impacto, digamos, como en Suecia, en la calidad de la educación primaria y secundaria de sus hijos…”

Twitter: @SOYCarlosMota

También te puede interesar:
Las mujeres de Walmart
Hacienda ajustará hoy el PIB a un rango entre 2.2 y 3.2 por ciento
Cubanas apetitosas retan a un mexicano