Opinión

México ¿mismos males que Grecia?

1
 

 

Banderas

De 1996 a 2008 Grecia fue el país europeo que más aumentó su deuda y gasto público. Los resultados, el más bajo crecimiento y los mayores problemas económicos de la región. Un ejemplo más de que el gasto público no incentiva estructuralmente el crecimiento.

Los gobernantes griegos mintieron sobre su déficit y deuda, como lo hicieron en los años 80 en México los gobernantes y recientemente el gobierno estatal de Coahuila. Esas mentiras permitieron al gobierno griego endeudarse más, lo que a su vez generó tales desequilibrios financieros que quebró a la banca, como también sucedió en México en 1982.

Los salarios mínimos son de los más altos de Europa, 50% superiores a los de España – dice el analista español Manuel Llamas - a pesar de que Grecia tiene un Producto por Habitante mucho menor que España. Los resultados de esas políticas han sido la reducción de los salarios reales y el aumento del desempleo.

El gasto educativo de Grecia es de los más altos en Europa en relación con su Producto Interno Bruto; pero el de más baja calidad educativa. En México: más gasto educativo público, menos calidad de la educación pública.

Grecia es el país europeo que tiene más burócratas en relación con su fuerza laboral, aproximadamente el 20% depende de la nómina gubernamental. Esa enorme burocracia fue decisiva en el triunfo del partido de izquierda radical que engañó a los griegos, diciéndoles que pueden salir de la crisis sin medidas de austeridad ni ajustes en la burocracia y el gasto público.

Grecia es el país donde existe la mayor corrupción y derroche público en Europa. Ejemplo, un hospital donde hay en nómina 20 jardineros y no tienen jardín. Trabajadores de gobierno y empresas estatales se jubilan prematura y privilegiadamente. Los resultados son parecidos a los obtenidos con políticas similares en Brasil, Argentina y México, por ello dicen que Grecia es el tercer mundo en Europa.

También te puede interesar

¿Más burocracia para combatir corrupción?

Fajarse el cinturón y los pantalones

Empresarios: Gobierno tolera delincuentes