Opinión

México era muy diferente en 2013

     
1
   

    

Dante Delgado, Alejandra Barrales y Ricardo Anaya

Es tan poco tiempo y se puede asegurar que México era otro. En diciembre de 2013, cuando se aprobó la creación de la Fiscalía General de la República y su transitorio correspondiente que le daba el paso directo al procurador como fiscal, ni de lejos se imaginaba lo que sucedería después del Pacto por México, ni mucho menos una confrontación como la que se ha vivido entre el PRI y el PAN.

Ayer, después de enfrentamientos y tensiones, el PRI tuvo que retomar en su agenda la reforma contra el pase automático, lo que permitió que se nombrara al presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, Jorge Carlos Ramírez Marín, y que sea posible recibir hoy el Paquete Económico para 2018.

Sin embargo, algunos advierten que las declaraciones del presidente de la Mesa Directiva del Senado, Ernesto Cordero, de revisar la transformación de la Fiscalía, se puede convertir de nuevo en punto de conflicto y alargar el problema.

Aunque ya se avanza en este sentido, en definitiva se espera un año muy ríspido en el Congreso por la sucesión presidencial, en la que los acuerdos van a ser difíciles, y se requerirá de mucha habilidad política para evitar costos tan altos como los de este conflicto.

Los priistas Emilio Gamboa y César Camacho, en definitiva, pagaron caro el querer mantener el pase automático, y como ejemplo retomemos el hecho de que la bancada del PRI en el Senado no tenía, el 30 de agosto, esta reforma en sus prioridades.

Emilio Gamboa, coordinador de la fracción, al dar lectura a la agenda final de su bancada, únicamente se refirió a la expedición de la Ley de la Fiscalía General de la República.

Y sólo siete días después señaló que están listos para aprobar de inmediato la reforma contra el pase automático del titular de la PGR a la Fiscalía, y que las seis comisiones dictaminadoras están dispuestas a trabajar en los cambios a la Carta Magna.

Sin duda que el presidente del PAN, Ricardo Anaya, puede verse como el gran ganador en esta lucha; pero su palabra quedó en entredicho cuando se recordó que había votado a favor de la iniciativa en diciembre de 2013.

La verdad es que Anaya no dio una explicación clara al respecto y parecía que quería acusar a la 'mafia del poder' de lo que había sucedido.

Otro que en aquel momento era vicecoordinador de la bancada del PRD, y que también votó a favor, es Miguel Alonso Raya, quien en primer término reconoce que fue un error y que no se pensó en las consecuencias de esa decisión.

Después explica el contexto en el que se dio: era el momento de los acuerdos para las reformas estructurales y se discutieron cambios muy importantes, como la autonomía del Consejo Nacional de Evaluación de la Política Social (Coneval).

Recuerda que en esas fechas todavía se desconocía la existencia de la 'casa blanca' y no había ocurrido una de las grandes tragedias de nuestro país, la matanza de Ayotzinapa, que tuvo como desenlace la renuncia del entonces procurador Jesús Murillo.

En 2013, afirma, todavía no se perdía el respeto a la palabra y se podía hacer política, y en 2014, además de esos hechos, se rompió el Pacto por México.

La alianza PAN-PRD-MC se impuso en la Cámara de Diputados y logró que se reforme el pase automático, pero los costos de esta negociación nos mostraron la fragilidad de todas las fuerzas políticas. Vimos a diputados de Morena, por primera vez, a punto de aliarse al PRI; a senadores panistas, a punto de romper con su bancada, y faltan muchas historias en este año electoral.

Twitter: @ginamorettc

También te puede interesar:

Acuerdo intermedio para el fiscal
Habrá respuesta contra Trump
Prueba de fuego en la elección de candidatos