Opinión

México, en la final del StartupBus Nueva Orleans 2017

 
1
 

 

Delcampoalmercado. (Tomada de Facebook)

La final de este hackathon mundialmente reconocido se juega este viernes a medio día hora del Centro de la República Mexicana. De cinco proyectos que llegaron al tramo último uno es mexicano y se llama Del Campo al Mercado.

Se trata de un sitio en internet desarrollado entre el lunes anterior a medio día y ayer jueves por la mañana.

Es un market place que procura vincular excedentes productivos en la agricultura mexicana con consumos privados o institucionales que procuren privilegiar los resultados del trabajo en el campo mexicano, sacudiéndose una cadena casi mortal de intermediarismo que acaba acaparando gran parte del beneficio de quien trabaja la tierra al tiempo que inyecta un sobreprecio irracional sobre el producto cuando llega al consumidor final. Las ganancias mayores la obtienen quienes están en la cadena de la intermediación. No es raro que el agricultor no sólo no gane dinero, sino lo pierda con esas transacciones comerciales perversas.

Luis Enrique Vázquez Escobar es un joven nacido en el Estado de México cerca de Atlacomulco. Fue agricultor y entre los cultivos que ejerció estuvo el de las zetas. Cuando llegó el momento de estudiar escogio la carrera de la tecnología más a su alcance y olvidó por un tiempo la idea de dedicarse al cultivo de productos. Su familia, de antaño, ha cultivado el campo.

Luis Enrique trajo la idea el pasado lunes y tres muchachos lo siguieron: Basilis Nicolacacus, Mauricio Multiflor y Daniel Arenas. No era el equipo con mayor cantidad de talentos desde que el camión del Startup Bus partió de las calles de Reforma el lunes a las 11 de la mañana, pero siempre tuvieron muy claro qué querían y cómo podían articularlo.

Para el pasado jueves Del Campo al Mercado tenía seguidores e incluso algunas compras. Influyó el conocimiento del mercado y de productores de parte de Luis Enrique,  que con llamadas a México hizo vinculaciones.

El jueves Del Campo al Mercado pasó a la semifinal con otros nueve proyectos que llegaron a Nueva Orleans. Otros dos de ellos también eran mexicanos: Money Expert y Lemo. Uno de ellos, el primero, en la idea de orientar las decisiones financieras de los mexicanos y prepararlos para manejar adecuadamente su uso del dinero. El segundo es una plataforma para facilitar el conocimiento de otros idiomas y van desde la simple plática hasta las clases específicas en otros idiomas, o bien traducciones específicas de documentos académicos, personales o legales.

México colocó tres proyectos en la semifinal a la que llegaron 10 de los 22 proyectos que se enfrentaron a los jueces el jueves luego de 72 horas de viaje en condiciones verdaderamente complejas, durmiendo en el suelo, dormitando en donde se podía y comiendo lo que pasaba por sus narices.

En tres días no pudieron tomar un baño e incluso en ocasiones ni siquiera trabajar por la inestabilidad de la señal de internet en ciertos tramos de la carretera.

Seis proyectos llegados a Nueva Orleans de otros camiones no fueron admitidos para participar en el primer encuentro con los jueces, o simplemente no se presentaron.

De los 10 semifinalistas, 30 por ciento eran mexicanos. Tres de los cuatro mexicanos.

Pudieron haber sido los cuatro pero ya era mucho, suponemos.

Una persona ligada al proceso de evaluación primera nos comunicó que el cuarto proyecto mexicano, Lucking, una plataforma para impulsar en el consumidor vivencias diferentes, gratificantes, innovadoras (legales por supuesto) estuvo en la posibilidad de ser incluido entre los 10 semifinalistas pero eso implicaba meter a cuatro de cuatro proyectos mexicanos y dejar sin presencia a ningún proyecto surgido del camión de Nueva York.

Y posiblemente no quisieron tomar esa decisión ante un camión tan importante para el proceso. Posiblemente habrá sido así.

El caso es que para los muchachos de Del Campo al Mercado el jueves implicó otra noche sin dormir. La delegación mexicana, ya integrada por proyectos casi eliminados en su totalidad,  concedió una larga sesión nocturna para observar áreas de oportunidad en la presentación final de los muchachos de Del Campo y varios decidieron invertir parte de su tiempo 'libre' en apoyarlos para su sesión final.

El proceso, del que escribiremos como conclusión el siguiente lunes, demuestra la capacidad del mexicano, del joven mexicano cuando asume con responsabilidad la necesidad de trabajar duro frente a sus retos. Ya veremos qué dice el jurado este viernes. Por lo pronto, nuevamente un equipo llega a la final del evento haciendo válida la idea que se tiene entre los organizadores en el sentido de que los proyectos mexicanos siempre tienen mucho de innovación y calidad de sus planteamientos.

Motivo de orgullo.

Correo: etj@uptv.mx

Twitter: @ETORREBLANCAJ

También te puede interesar:
¿Cómo se crea una empresa a 115 kilómetros por hora?
Universo Pyme se sube al camión
​¿Retrasado el proyecto de red troncal?