Opinión

México en CERA Week

 
1
 

 

Enrique Peña Nieto. (Cuartoscuro)

Esta semana se realiza en Houston el evento petrolero más importante del año, llamado CERA Week (Cambridge Energy Research Associates). Durante toda la semana, los líderes de la industria
-directores generales de las principales empresas petroleras del mundo, altos funcionarios, analistas e inversionistas- comparten su visión de los principales retos globales de la industria e identifican áreas de oportunidad y posibles alianzas estratégicas para garantizar su viabilidad. Durante más de 30 años, CERA Week ha sido un evento de gran relevancia para todo el sector energético mundial y, para México, este año lo fue aún más.

El lunes, el presidente Enrique Peña Nieto recibió el reconocimiento a la innovación en el sector energético en el marco de CERA Week. Este reconocimiento se entregó por primera vez a un jefe de Estado y se debió a la transformación de fondo que supuso la aprobación de la reforma energética.

En todo el mundo la industria dedicada a la exploración, explotación, producción y distribución del petróleo está sufriendo los efectos negativos de una de las más prolongadas caídas en los precios internacionales del crudo. Esto, pues la mayoría de las empresas ha tenido que encarar la nueva situación internacional con reglas pensadas para un contexto de precios altos. Desde medidas presupuestales, que incluyen ajustes de personal, hasta la venta de activos ociosos, la industria global ha tenido que tomar medidas serias para adaptarse a la nueva realidad. En este contexto, Pemex no puede ser la excepción y continuará con el esfuerzo de reducción del gasto para contar con liquidez en 2016 y fortalecer su solvencia de largo plazo.

Sin embargo, México enfrenta el contexto mundial con un as bajo la manga: la reforma energética, la cual le brinda a Pemex las herramientas necesarias para reducir y hacer más eficientes sus gastos e incrementar su competitividad, con la flexibilidad que antes no tenía y que se requiere para competir en un mercado abierto y darle viabilidad en el largo plazo. Las reglas del juego cambiaron y Pemex hará uso de todos los instrumentos de la reforma para maximizar el valor de nuestros recursos, que son los recursos de todos los mexicanos.

La reforma es un gran instrumento estructural de largo alcance, que permitirá impulsar la transparencia, la compactación de costos, el enfoque en inversiones estratégicas y con ello, el incremento de la rentabilidad. Esto representa una ventaja competitiva que reconocen nuestras contrapartes y que fortalece mi convicción de que Petróleos Mexicanos superará la difícil situación que vivimos hoy en día. Enfrentamos grandes retos y a la vez se vislumbran grandes oportunidades.

El martes, Pemex fue invitado a participar con Daniel Yergin y Carlos Pascual, presidente y vicepresidente del evento, para hablar de las oportunidades de inversión en nuestro país. Esta invitación, el reconocimiento otorgado al presidente y las reuniones que sostuvimos Luis Videgaray, secretario de Hacienda y Crédito Público, Pedro Joaquín Coldwell, secretario de Energía y yo con directores generales de grandes empresas petroleras en el mundo, destacan el interés que hay por invertir en México y en Pemex para que siga siendo motivo de orgullo para todos los mexicanos.

El autor es director general de Pemex.