Opinión

México en 2030

1
   

    

México

En los últimos días le comentaba que todo indica que no tendremos explosión demográfica, y que el problema de emisiones de carbono parece llegar a su fin. Como en cualquier pronóstico, es posible que falle, pero con base en la información que hoy tenemos, es la mejor aproximación, desde mi punto de vista.

Lo que no hemos comentado es qué pasará con México en estos próximos quince años, y creo que vale la pena dejarle la idea para que la vaya rumiando en las fiestas. Para 2030 México será la séptima economía del mundo, a menos que empecemos a hacer las cosas mejor y compitamos seriamente por el sexto lugar. Como ocurre siempre que tiene uno anuncios positivos acerca de México, las mayorías dirán que esto es imposible, pero creo que se equivocan.

Mire usted, hoy México es la undécima economía del mundo medida en dólares comparables (por paridad de poder adquisitivo, como dicen). Las primeras cinco economías: China, Estados Unidos, India, Japón y Alemania seguirán siendo las primeras (aunque no necesariamente en ese orden) para 2030. Pero las segundas cinco no son tan estables. En 2015, según los datos del FMI más recientes, éstas son: Rusia, Brasil, Indonesia, Reino Unido y Francia. De acuerdo con mi interpretación, sólo Reino Unido seguirá por encima de México dentro de 15 años, y a las demás las habremos rebasado.

La causa principal en esto es la dinámica poblacional que ya hemos comentado: la mayoría de estos países pierde población: Rusia, Brasil, Francia (también China, y por eso me parece que será la segunda economía muy pronto, con Estados Unidos de regreso en primer lugar). Pero también hay un efecto de los commodities, especialmente petróleo, que parece estar en el ciclo bajo, y puede mantenerse ahí por diez años o más (así ha ocurrido). México seguirá creciendo en población los próximos 15 años, y es cada vez menos dependiente del petróleo. Por el contrario, los precios bajos de energía colaboran en la tendencia manufacturera que tenemos.

Ahora bien, ser la séptima economía del mundo en tamaño no implica que tengamos un lugar similar en ingreso por persona. Ahí, como se sabe, estamos en otra parte de la tabla. Con los mismos datos del FMI, estamos en lugar 68, y en las diez posiciones superiores hay otros cuatro latinoamericanos: Chile, Uruguay, Argentina y Panamá. Cambiar de nivel en este rubro es mucho más complicado, pero no dudo que en 2030 estemos compitiendo por el primer lugar del subcontinente, o lo hayamos alcanzado. Más que eso, se ve muy difícil porque requerimos cambios mentales que no hemos logrado aún, aunque hayamos avanzado.

Por ejemplo, no le puedo decir desde hoy si la reforma educativa podrá cambiar planes de estudio en los próximos tres años, y a partir de 2020 iniciar el proceso de ascenso indispensable para dotar de habilidades cognitivas necesarias a nuestros jóvenes. Tampoco le sé decir si en estos años vamos a aceptar que la ley debe aplicarse sin distingos y que es necesario invertir el triple de lo actual en procuración e impartición de justicia. Me es imposible predecir si dejaremos de ser, con toda claridad, el país en el que menos impuestos se pagan, que es corolario de lo anterior.

Pero le garantizo que las cosas son bastante menos malas de lo que la mayoría imagina. Frente a nosotros hay más oportunidades que amenazas. Los humanos percibimos más estas últimas, y nos preparamos para ellas. Y así es como las oportunidades se esfuman. Mi propuesta de fin de año es: ¡prepárese para las oportunidades!
Y regreso con usted el 4 de enero. Felices fiestas.

El autor es profesor de la Escuela de Gobierno, Tec de Monterrey.

Twitter: @macariomx

También te puede interesar:
Futuro energético
Energía, comida y clima
Los próximos quince años