Opinión

México demuestra a la OCDE que sí puede

 
1
 

 

Pymes

Por varias razones, México encabeza el tema Mipyme dentro de la OCDE, porque no sólo ha tenido la voluntad de demostrar que sí tiene sentido y es necesario atender a las microempresas con políticas públicas, sino que ha demostrado, como ninguna otra nación, que sí se puede.

Esto le ha dado importante activo a México ante la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico. Se comenzó en 2014, cuando las autoridades mexicanas negaron la sentencia que dominaba en la OCDE y que había sido lanzada como consejo de políticas públicas a las naciones pertenecientes a la organización: No tiene sentido atender con políticas públicas a las microempresas. La sentencia era mucho más cruda que eso. Había corrientes dentro del organismo que se oponían a que a las microempresas se les consideraran como negocios.

Y México no lo aceptó. No sólo eso, solicitó tiempo para demostrar que, con la incorporación de tecnología, era posible hacer política que no sólo produjera beneficios a esas unidades económicas, que en México representan 97.5 por ciento de nuestro tejido empresarial, sino también ofrecer un control prácticamente absoluto del ejercicio y confiabilidad de la aplicación de esas políticas y una medición precisa de los beneficios obtenidos.

Y todo fue con desarrollo de jóvenes mexicanos, una microempresa tecnológica nacional que ha desarrollado un producto especialmente versátil, que faculta a la tienda de abarrotes a conocer con absoluta precisión cuál es su entorno empresarial y específicamente su competencia directa a un radio de un kilómetro. Comenzando por ahí.

Pero también a la empresa se le dota de una gama de servicios, comenzando con tecnología que le permite abrir el abanico que puede ofrecer a sus clientes. No sólo (en el caso de una tienda de abarrotes) vender refrescos, chicles o galletas, sino también recibir el pago del servicio de energía eléctrica, servicios telefónicos, tiempo aire, e incluso aceptar pago con tarjetas plásticas. Tan sólo esto último puede representar que una microempresa aumente entre 25 y 30 por ciento su facturación, independientemente de que está facultado a saber qué tiene que comprar y qué no en función de la rotación regular de sus inventarios.

También hay capacitación del manejo del negocio e incluso lo que tiene que ver con el servicio y también cuestiones estratégicas.

Intentaré explicar qué es lo que se puede hacer desde un teléfono inteligente. Puede usted ver el mapa de la República Mexicana. Elija un estado, elija una ciudad, elija una colonia o barrio, elija una calle, elija un tramo de esa calle. Ubique una tienda, como ejemplo. Tendrá a la mano detalles de la tienda como nombre, antigüedad, persona responsable, foto del negocio, al igual que de la persona responsable.

Si fuera el caso de que en ese momento está el consultor realizando labores de capacitación, tendrá a disposición la hora en la que inició o la duración, si es que haya terminado. Conocerá los aspectos que se atendieron durante el proceso y, de estarse llevando a cabo, tendrá la oportunidad de hablar con el beneficiario del apoyo.

Además, se tiene una precisión prácticamente absoluta de control sobre el recurso aplicado, porque como mecanismo de verificación se puede realizar un cruce de localización con otras plataformas que confirmen que la fotografía del negocio efectivamente es correcta.

Pero este desarrollo tecnológico mexicano ha agregado funcionalidades. Entre ellas (son varias) ofrece la posibilidad de que el tendero sea capaz de ingresar el registro de sus refrigeradores y en ese mismo momento una calculadora del FIDE determina si es sujeto de un posible ecocrédito con el que cambiaría su aparato por otro que le genere menor costo del servicio y mayor eficiencia energética. Esto ofrece rentabilidad al negocio.

En su pantalla sabrá hasta cuándo se le puede financiar el cambio de equipos, con qué pago mensual, por qué tiempo.

Y ahora se trabaja también, previa firma de un convenio de confidencialidad, para saber cuánto está ingresando en sus ventas, lo que permitiría una nueva capa de apoyos y de capacitación independientemente de tener demostrado cuánto más alcanza de eficiencia con los cambios, la capacitación y la tecnología aplicada.

Este programa mexicano, que en el Inadem lleva por nombre Programa de Fortalecimiento de Microempresas, lo lleva adelante Rocío Abud, quien ya está en pláticas con varias naciones latinoamericanas para hacer la transferencia de esta tecnología que ya ha recibido reconocimientos en Alemania, Reino Unido, Francia, Holanda, Canadá y Estados Unidos, entre las naciones desarrolladas.

Así la ganó México.

DE TIN MARÍN...
Ayer se desarrolló el primer taller de capacitación organizado conjuntamente entre la Canaco Ciudad de México y Universo Pyme. Tocó la ocasión a Jaime Neftalí Martínez llevar el primer tema de doce que serán impartidos a lo largo de doce meses. Integración de equipos de trabajo a lo largo de cuatro horas en el auditorio de la cámara. Muy buena conferencia e incluso buena asistencia, luego de que Universo Pyme tenía ya más de ocho años de no organizar esta clase de eventos. Le mantendremos informado por si le interesa participar en este ejercicio gratuito, en la mayor parte de los casos.

Contacto:
etj@uptv.mx

Twitter: 
@ETORREBLANCAJ

También te puede interesar:
Nace índice para medir eficiencia de políticas públicas para Mipymes
Ubicar problemas en donde están las soluciones
Medios electrónicos y ecosistema emprendedor