Opinión

México al volante

1
 

 

Nissan

La industria automotriz será la gran historia de este sexenio. La más productiva, la del orgullo en la era de la incertidumbre global. Pero su derrotero es incierto: ¿Continuará el patrón de ascenso mostrado durante el último año y medio? ¿Hay espacio efectivamente para cuatro o cinco plantas adicionales a las que se han anunciado este sexenio? ¿Qué tiene que hacer el gobierno para terminar por completo con el mercado de autos usados 'chocolate' que vienen de Estados Unidos?

Mañana en EL FINANCIERO Bloomberg haremos un panel con cinco directores generales de esta industria, para comprender el fenómeno. Aparecerán en la pantalla, quizá como nunca ha sucedido, Airton Cousseau, presidente y director general de Nissan Mexicana; Gabriel López, director general de Ford México; Bruno Cattori, presidente y director general de FCA (Fiat Chrysler); Raúl Peñafiel, director general de Peugeot México y Horacio Chávez, director general de Kia Motors México.

Un amigo de la industria que me encontré en un evento con el piloto de F1 Carlos Sainz me dijo hace poquito que, según él, nadie en la industria sabe a ciencia cierta qué permitió que el mercado automotor se disparara como lo hizo en el último año y medio (609 mil autos vendidos en el primer semestre de 2015 y crecimiento de 22 por ciento son cifras de ensueño). Algunos pensaban que se debió al ajuste que sufrió el programa Hoy No Circula el año pasado en el DF. Otros dicen que se debió al ordenamiento de las importaciones a los autos chocolate en las aduanas. Unos más a la intensa competencia, o que a los precios bajos… y docenas de explicaciones más.

Lo cierto es que casi todo mundo está creciendo en esta industria. Y sus metas son ambiciosas. Por ejemplo, el nuevo director general de Renault, José Luis Montiel, reveló públicamente que se ha fijado el objetivo de vender el doble de lo que actualmente vende en México en un período de  cinco años, para lograr una participación de 4.0 por ciento. Esta empresa ha visto apretadas sus ventas en este contexto y su base es pequeña; pero para ello renovó su liderazgo y detonará amplias acciones de mercadotecnia relacionadas con la participación de sus motores en el Gran Premio de México del próximo noviembre.

¿Qué harán las automotrices tradicionales con los planes de Google y Apple para meterse en su terreno? ¿Por qué quieren un pedazo de él? Sencillo: la porción de conectividad automotriz dentro del mercado global automotor vale la friolera de 400 mil millones de dólares. Eso es casi el 5 por ciento del mercado automotor global. No obstante, todo mundo ya entendió que los autos conectados serán la norma en el futuro. En 5 años habrá 220 millones de autos conectados a internet.

Twitter: @SOYCarlosMota

Correo: motacarlos100@gmail.com

También te puede interesar:
41% de los hombres piensa que…
A Alex Ramírez, en su encumbramiento
Grecia es la CETEG de Europa