Opinión

Merecido galardón a don Tomás Morales

 
1
 

 

Deportes

Con el título de Tommy al bat, que es el muy conocido seudónimo con que firma sus columnas periodísticas que desde hace muchos años publica diariamente y sin descanso, apareció hace seis años un interesante libro escrito por don Tomás Morales Fernández, quizá el único gran cronista deportivo que en México sólo y exclusivamente habla y escribe de beisbol. Él mismo ha dicho que de plano no entiende cómo sus demás colegas de la crónica profesional pueden dedicarse a dos o más deportes.

Él sólo se ocupa, veinticinco horas al día, del juego de pelota, que conoce como nadie y le apasiona hasta la médula. Pues bien, el libro mencionado lleva el significativo subtítulo de 56 años de cronista de beisbol. En este tomo de 256 páginas de texto amable y coloquial, saturado de magníficas imágenes fotográficas con una carga de seis décadas de historia, narra su larga y rica experiencia como periodista dedicado en cuerpo y alma al deporte que él llama monárquico.

Si hace nueve años acumulaba 56 en la crónica, significa que ahora ha llegado a los 65. Toda una vida dedicada con pasión y fervor al rey de los deportes, como personalmente no he visto a nadie. Por ello, muy merecidamente, desde hace un cuarto de siglo (1990) ocupa un nicho en el templo de los inmortales del beisbol mexicano, el Salón de la Fama.

Por supuesto que el mencionado no es el único libro que ha escrito y publicado nuestro estimado Tommy, pero es en el que escribe de sí mismo. De él conozco y he leído al menos una decena. A cual más de interesante y valioso. Ninguno tiene desperdicio, porque todos y cada uno están escritos con los enciclopédicos conocimientos beisboleros que sólo él tiene, la experiencia que hoy sólo él puede presumir y la pasión que tal vez algunos le igualarán, pero que nadie le supera.
¿Por qué escribió Tommy esa especie de autobiografía al cumplir 56 años de cronista profesional del beisbol? Adictos como somos al sistema decimal, de una u otra manera buscamos que todo lo importante de nuestra vida sea cuantificado en decenas o décadas, o al menos en mitades de esta unidad de medida. Por ello, no deja de resultar curioso que el buen amigo Tommy Morales hace nueve años haya hecho un alto en el camino en el año 56 de su carrera. No en el 50 ni en el 55, sino en el 56 hizo el corte para darnos a conocer sus recuerdos, anécdotas y vivencias. ¿Por qué?

Él mismo nos lo explica así: “56 es un número mágico en el beisbol –dice-, ya que fueron 56 juegos seguidos de Joe DiMaggio (su principal ídolo) conectando de hit en 1941, en 1956 los Diablos Rojos del México ganaron su primer campeonato en la Liga Mexicana y su primero y único en la Liga Invernal Veracruzana, fue también en 1956 cuando Mickey Mantle conquistó la triple corona (de bateo) y el 8 de octubre de ese mismo año Don Larsen tiró el juego perfecto en la Serie Mundial” ¿Será o no beisbolero don Tomás?

Lo anterior viene al caso porque ayer una Comisión Especial del Senado de la República entregó a don Tomás Morales Fernández, así como a otros dos reconocidos cronistas deportivos, uno de soccer y otro de boxeo, respectivamente Roberto Guerrero Ayala y Dr. Alfonso Morales, el galardón denominado Glorias de la Crónica Deportiva Nacional. ¡Enhorabuena! Felicitaciones a los tres galardonados.

También te puede interesar:

La discusión, a debate

Merecido el Premio Cervantes para Del Paso

Sólo se regenera lo que se ha degenerado