Opinión

Mejora la manufactura global y se desaceleran los servicios

De un conjunto de factores que quisiéramos compartir con nuestros lectores, hemos seleccionado tres puntos que consideramos de gran relevancia:

1. Los indicadores de Gerentes de Compra de Manufactura en el mundo mejoraron en febrero. Los de servicios bajaron.

Los indicadores más oportunos sobre la actividad manufacturera en el mundo muestran una mejoría en febrero con relación a los meses previos. El índice global manufacturero subió de 53.0 a 53.3 unidades. Pero como contraparte, el indicador global de servicios se desaceleró al bajar de 53.8 a 52.5 puntos. En particular se destaca la desaceleración que muestra el sector servicios en la Unión Americana en febrero.

2. La próxima reducción de los programas de la Reserva Federal: Dados a conocer los indicadores más recientes de la economía estadounidense creemos que en la próxima semana, el 19 de marzo, tendremos muy probablemente el anuncio de una nueva reducción de 10 mil millones de dólares en el monto mensual a inyectar en los programas monetarios cuantitativos de la Reserva Federal (La FED). Con esto el programa se reduciría a 55 mil millones de dólares. En todo el año pasado, el monto mensual que se estuvo inyectando al mercado financiero global fue por 85 mil millones de dólares, equivalentes a 1.02 billones de dólares. (Un trillón en inglés) un importe similar al tamaño de la economía de México.

Al igual que lo que hemos visto desde mayo del año pasado, los mercados emergentes y las materias primas pudieran verse afectados en los siguientes días si los datos económicos de los Estados Unidos salen muy positivos. Cuando los datos de la economía estadounidense salen bien, los inversionistas globales creen que la FED va a desaparecer los programas monetarios más rápidamente, y esto afecta temporalmente a los flujos de los mercados emergentes y de las materias primas.

3. Revisión a la baja de los escenarios de largo plazo de la Economía de México: Dados los últimos anuncios en materia de política económica, hemos hecho una revisión profunda de nuestros pronósticos de largo plazo para México.

El resultado de este ejercicio nos revela que muy probablemente México enfrentará déficits fiscales crecientes a partir del 2016, y que difícilmente tendremos crecimientos superiores al 3.5 por ciento en los últimos años del presente sexenio.

Para el 2014 ratificamos nuestra expectativa de crecimiento en 3.1 por ciento anual. La última encuesta del Banco de México mostró una reducción en las estimaciones de los analistas del sector privado hacia el 3.2 por ciento para el 2014.

En relación al 2015, considerando una mejor actividad económica en los Estados Unidos y los efectos de una política fiscal expansiva que se aplicará desde este año, para lograr un mejor desempeño de la economía para las elecciones intermedias del 2015, consideramos factible ver un crecimiento del 4.3 por ciento en el PIB de México. La media de los analistas del sector privado se ubica en 3.9 por ciento.

Para los siguientes años, del 2016 al 2018, estamos estimando ahora un promedio de crecimiento del 3.8 por ciento. Anteriormente nuestros pronósticos asumían un crecimiento más dinámico, con cifras superiores al 5 por ciento anual.

Dado este escenario, más conservador que el que manejábamos anteriormente, calculamos que el valor probable del Índice de la Bolsa Mexicana de Valores para el cierre de este año podría ubicarse en 45 mil 500 unidades en lugar de 47 mil puntos de nuestra estimación original.

Opine usted: eofarrills@actinver.com.mx