Opinión

Medina presentará acueducto en 2 semanas

En aproximadamente dos semanas el gobernador de Nuevo León Rodrigo Medina dará a conocer uno de los proyectos más ambiciosos que se hayan construido en materia de agua en el país. Se trata de un acueducto de dimensiones descomunales, que saldrá desde la cuenca del Río Pánuco, en Veracruz, recorrerá 500 kilómetros, atravesará Tamaulipas, y llegará a las puertas de la zona metropolitana de Monterrey para garantizar el abasto de agua durante los siguientes cincuenta años. El diámetro del tubo rebasará los 2.1 mts. Medina ultimó los detalles con el gobernador Egidio Torre el martes. Rodrigo terminará su gobierno cuando la obra lleve un avance aproximado de 60 por ciento.

No hay vuelta atrás en el ímpetu que ha tomado Nuevo León. El estado está plenamente de regreso en el escenario competitivo global. El gobierno de Medina ya no está en la lógica de atender temas de urgencia en materia de seguridad, y aunque no los desatiende, ha volcado el talento del estado a potenciar a la entidad hacia los primeros lugares de relevancia competitiva. El dato que corrobora esta tendencia es el de inversión extranjera directa (IED), que en 2012 rebasó los 2 mil 700 millones de dólares, para elevarse el año pasado a cerca de 3 mil 600 millones de dólares. ¿El pronóstico de atracción para 2014? 4 mil millones de dólares.

Nuevo León está contando una historia muy diferente a la del resto del país: el PIB per cápita es el doble del promedio nacional, y la IED que ha atraído el año pasado tuvo un inusitado brinco en materia de energía: todo mundo está volteando a ver a la Cuenca de Burgos como destino de inversión de lo que pretendidamente será la zona del mundo donde se generará la energía más barata del planeta.

Dos herramientas están haciendo esto posible en ese estado: la primera es el “hub” de Investigación y Desarrollo que se ha formado y cuyo punto focal está en Apodaca. En esa materia, hay empresas como Schneider Electric, Schulemberg o la propia University of Texas at Austin que están detonando proyectos de investigación que velozmente ingresan a la industria productivamente. El segundo es el famoso “Interpuerto Monterrey”, una especie de puerto seco donde confluyen las dos líneas ferroviarias de carga que cruzan hacia Estados Unidos, la autopista transfronteriza y una aduana interior. La pretensión del gobierno de Medina es que ese interpuerto se convierta en una especie de “zona estéril” desde donde, con total seguridad, los contenedores de carga puedan surgir y llegar a lugares como Dallas sin tener que detenerse. Para ello incluso ya imagina un monorriel elevado que pudiera llevar carga, y montar y desmontar contenedores con instrumentos robotizados y vigilados vía satélite.

Y eso, todo eso, es lo que tiene a Nuevo León de regreso.

Twitter: @SOYCarlosMota