Opinión

Meade sí es precandidato, y fuerte

   
1
  

  

meade

Los cambios anunciados el miércoles por el presidente vuelven a darle oxígeno a la carrera priista por la sucesión presidencial: José Antonio Meade entra en serio en la baraja de posibilidades.

Hasta el miércoles, la candidatura se centraba en una sola persona, Miguel Ángel Osorio Chong, lo que resultaba extremadamente peligroso para él y para su partido, a poco más de un año de que se tome la decisión.

De seguir en solitario en las preferencias de los priistas, a Osorio se lo iban a acabar los propios priistas y desde luego la oposición al partido gobernante.

De hecho los ataques contra el secretario de Gobernación estuvieron a la orden del día por la salida de Luis Videgaray, como si él hubiera sido el culpable de la caída del titular de Hacienda, que se equivocó gravemente al orquestar la visita de Donald Trump a Los Pinos.

Osorio lleva una ventaja de 40 puntos contra 11 a su más cercano competidor, Eruviel Ávila, y eso era una decisión resuelta. Era Osorio o era Osorio. Peligrosísimo.

Con la entrada de José Antonio Meade se garantiza un manejo responsable de las finanzas del país, y se hablará de él mañana, tarde y noche.

Desde luego se hablará bien y mal, pero esto último no importa pues el requisito es que lo conozcan, cosa que ahora no sucede con la amplitud que se requiere.

No despegó en Sedesol porque es una secretaría que ha perdido su atractivo.

Es un mito ese que desde la secretaría de Desarrollo Social se forjan candidatos presidenciales. El mito se creó por la situación muy particular que en su momento tuvo Luis Donaldo Colosio.

Colosio, sin embargo, había sido presidente del PRI, y Sedesol contaba con un programa de fuerza extraordinaria, llamado Solidaridad. Hoy esa secretaría no hace candidato a nadie. Gobernación y Hacienda, sí.

A Sedesol llegó Luis Miranda, a quien la crítica se lo ha comido por ser cercano al presidente. ¿Y qué esperaban? ¿Que ahí pusiera a Martí Batres? Pamplinas.

Miranda no es precandidato presidencial, pero merece el beneficio de la duda y no que lo apedreen por el hecho de tomar posesión.

José Antonio Meade sí es precandidato y pronto lo veremos figurar en las encuestas.

Tiene capacidad de diálogo y de persuasión, es un hombre decente en toda la extensión de la palabra. Y de ser necesario un presidente cuya mejor experiencia sea el conocimiento de la economía, ese aspirante es Meade.

Qué bueno que los priistas tengan claro a quién quieren, ahora, como su candidato presidencial.

Pero dejar solo a Miguel Ángel Osorio en una secretaría explosiva como la suya, y con las pasiones que desata una carrera presidencial, era condenar al PRI a quedarse sin candidato el próximo año.

Ahora el PRI también tiene a Meade. Y en una de esas Aurelio Nuño da el estirón en las encuestas una vez terminada la faceta más violenta de las protestas de la CNTE.

Twitter: @PabloHiriart

También te puede interesar:
El cambio
La Belisario Domínguez para Gonzalo Rivas
Los punteros despuntan

>