Opinión

Meade o no Meade

    
1
   

   

Meade (Cuartoscuro)

En las horas de definición del destape del candidato priista a la Presidencia de la República, se atraviesa el nombramiento del gobernador del Banco de México, y como en la santa trinidad, la casualidad juntó en este binomio de cargos a una misma persona.

Algunos aseguran que la elección del candidato presidencial del tricolor será el 27 de noviembre, y uno de los políticos con más colmillo en nuestro país, Emilio Gamboa, señala que puede ser en noviembre o a principios de diciembre.

Y explica que “hay gente que se está inquietando, los mismos medios, los mismos senadores y senadoras; pero, démosle tiempo al partido. El partido tiene tiempos y ritmo, y yo seré respetuoso de ello”.

Pero la verdad es que independientemente de los tiempos del PRI, la condición del tapado más destapado, José Antonio Meade, pone en una situación difícil la definición del nuevo gobernador del Banco de México, porque, en definitiva, será una señal para la definición del candidato.

En un momento de fuerte tensión económica por las negociaciones del Tratado de Libre Comercio, y con el dólar a $19.30, es imposible pensar en dejar hasta el último momento la designación del gobernador de Banxico o dejarla vacante.

Como lo han señalado los líderes en el Senado del PAN, Fernando Herrera, y del PRD, Luis Sánchez, es indispensable que el presidente Enrique Peña envíe su propuesta a la brevedad para que haya tiempo de analizarla y no provocar incertidumbre económica.

Esperemos que este cargo no se sume todos los que están en el limbo, como el del fiscal de delitos electorales; el embajador de México en Estados Unidos; el procurador General y tantos otros en esta larga lista que es resultado de la falta de acuerdos.

Pero volvamos a lo importante. Entre los más fuertes para aspirar a Banxico están, por supuesto, José Antonio Meade; el subgobernador Alejandro Díaz de León Carrillo, y el subsecretario de Hacienda, Miguel Messmacher.

Y, al parecer, esta definición tendrá que darse antes de la del candidato presidencial del tricolor, ya que la fecha límite impostergable es el 31 de noviembre.

Por lo que si el Presidente propone al secretario de Hacienda, José Antonio Meade, significará una gran pérdida para el hombre más fuerte de este sexenio, Luis Videgaray, quien ha apoyado su candidatura presidencial.

Es cierto que Videgaray Caso tiene otra carta muy fuerte en el gabinete, la del secretario de Educación, Aurelio Nuño, pero es también muy cercano al presidente Peña Nieto y no le debería tanto al canciller.

Y, sin duda, si el nombre que llega al Senado para ocupar el cargo de gobernador del Banco de México es el Meade Kuribreña, quien de inmediato se fortalecería, al menos ante la opinión pública, sería el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, ya que sería una señal de que ganó la política a la economía.

Es así que, en los tiempos priistas, se puso como dique la renuncia de Agustín Carstens e impactará en la definición del candidato presidencial.

Si no es Meade, quien tiene grandes posibilidades es Alejandro Díaz de León, quien funge como subgobernador desde el 1 de enero de este año y es un político más del grupo ITAM.

Tiene maestría en Administración Pública y Privada de la Escuela de Administración de Yale (Yale School of Management). Inició su carrera en el Banco de México, fue responsable de la creación e inicio de operaciones del Fondo Nacional de Pensiones de los Trabajadores al Servicio del Estado (Pensionissste) y director general del Banco Nacional de Comercio Exterior (BANCOMEXT) en este sexenio.

Sin duda, este nombramiento es parte de un mensaje, pero la definición del candidato priista sólo le corresponde al Presidente.

Twitter: @ginamorettc

También te puede interesar:
Del hartazgo a lo inconcebible
El verdadero problema es la corrupción
Margarita, una revelación