Opinión

¿Me preocupo por el alza del dólar?

 
1
 

 

dólar

Otra vez, como desde hace décadas, el tipo de cambio pone en jaque las decisiones económicas, no sólo de las compañías sino también en el ámbito de las finanzas personales.

Recientemente había señalado en este espacio la necesidad de aprender a vivir con la incertidumbre y vaya que rápido el dólar dio la razón.

Aún cuando México está lejos de ser un país dolarizado, la integración global con la liberación de los mercados provoca que el impacto sea directo.

Las empresas tienen capacidad de soportar vaivenes esporádicos en la paridad sin que les repercuta, pero ante una tendencia alcista, irán ajustando sus precios, más todavía porque buscarán protegerse de movimientos posteriores.

Afecta sobre todo por la manera tan intempestiva en que se da y por la expectativa de un escenario peor con el posible triunfo de Donald Trump.

Pero, debemos reconocer otras etapas cuando hubo alzas y regresó la estabilidad. Por ejemplo, en la crisis financiera internacional de 2008 el dólar pasó en unos cuantos meses de 10 a 15 pesos y dos años después bajó a alrededor de 12 pesos.

Dados los actuales niveles de precios entre Estados Unidos y México, es claro que existe una subvaluación de la moneda, pues los productos domésticos son más baratos comparados con los del vecino país. La pregunta es cuánto puede durar esta situación, y que la elevación de las cotizaciones internas validen el mayor tipo de cambio.

Si bien los negocios están limitados para trasladar en forma inmediata todo el aumento de la paridad porque se saldrían del mercado, eventualmente lo harán.

Hoy la incertidumbre se va al valor del dólar y la economía se ve incidida en principio por el incremento de los artículos importados, pero también porque impacta a otras variables como las tasas de interés y la desconfianza en la actividad productiva; pocos realizan negocios cuando desconocen el futuro cercano.

En términos de las finanzas personales hay que procurar la protección no adquiriendo deudas en dólares; tener cuidado con las tasas de créditos y estar pendientes de la afectación sobre las empresas.

Recordemos que por la elevada volatilidad y lo difícil de su predicción, los dólares son una inversión altamente riesgosa, por lo que su compra debería entrar al terreno de la cobertura de compromisos por cumplir en moneda extranjera.

Twitter:@finanzasparami

También te puede interesar:

¿Conviene endeudarse para estudiar?

Vivir en la incertidumbre económica

¿Ya preparaste tu testamento?

>